¿Porqué es tan importante hacer el cambio del biberón al vaso?

Así como con cualquier otro juguete u objeto, es probable que tu pequeña se haya acostumbrado e inclusive se haya encariñado con su biberón. Aunque a primera vista parezca una transición simple y sin mayor complicación, representa un paso enorme para tu bebé. El postergar y querer alargar este cambio puede tener consecuencias adversas para la salud dental de tu hija, ya que ocasiona caries; no lo dejes a un lado y planea hacer el cambio gradualmente. En el mercado existen diferentes opciones de vasos, desde las botellas con popote, vasos a prueba de derrames o vasos regulares. La mayoría de estas opciones evitan que tu bebé derrame lo que está bebiendo y son muy convenientes para la transición de dejar el biberón. 

Estudios sugieren que el cambio será más sencillo si empiezas antes de que tu pequeña cumpla un año. Como padre, tú eres siempre el mejor juez y por lo tanto sabrás cuando es el momento indicado para comenzar la transición. Planea y determina el momento adecuado de tal forma que no se acumulen eventos estresantes y grandes cambios en la vida de tu pequeña (por ejemplo, la llegada de un nuevo bebé o una mudanza).

Hay varios pasos que puedes seguir para facilitar la transición:

amamantar y alimentacion de bebe
desarrollo de tu bebe
Desarrollo del bebe en embarazo
  1. Haz la introducción. Introduce el concepto del vaso cuando tu hija tenga entre 6 y 9 meses. Puedes enseñarle vasitos vacíos y dejar que los manipule y juegue con ellos un rato de tal forma que se familiarice con ellos.
  2. Habla de él. Tres días antes de que empieces con el cambio, explícale a tu pequeña que pronto empezará a beber de un vaso, así que enséñaselo. Inclusive puedes optar por llevarla de compras para que escoja un vaso con su personaje o color favorito.
  3. ¡Adiós biberón! Empieza gradualmente reemplazando el biberón durante la comida que es menos importante para tu bebé (una que no forme parte de alguna rutina sagrada como la hora de dormir). Sírvele leche en el vaso a la hora en que este más alerta y dispuesta a intentar algo nuevo. Una vez que se acostumbre a usarlo a esa hora empieza a introducirlo a otra hora diferente y así sucesivamente.

Algo extremadamente común entre padres de familia es deshacerse de todos los biberones de la noche a la mañana. En realidad, esto puede llegar a ser muy problemático porque tu pequeña se preguntará día y noche qué pasó con sus biberones.

Sigue estos pasos y en un dos por tres tu pequeña ya estará bebiendo de un vaso sin problema. Si quieres leer más sobre el tema puedes hacerlo aquí y aquí.  ¡No olvides estimular el desarrollo de tu hija utilizando Kinedu todos los días!