¿Sabías que tu bebé puede escuchar incluso antes de nacer? De hecho, cuando los pequeños llegan al mundo, este sentido está ya prácticamente desarrollado. Nos encantaría compartir contigo más detalles sobre la estimulación auditiva para bebés.

Por eso te invitamos a que sigas leyendo para que te enteres de estos consejos prácticos.

1. Utiliza objetos sonoros para estimular el sentido auditivo

Desde que están en el útero, los bebés pueden escuchar. Allí están expuestos a los latidos del corazón de su madre, los sonidos de su sistema digestivo, etc. Pero una vez que nacen, en el mundo exterior todo suena más claro y fuerte. Por eso es fundamental que, durante los primeros meses de vida, los padres le hablen, lo arrullen o canten para que el bebé aprenda a identificar sus voces y a familiarizarse con su entorno.

También, es recomendable utilizar juguetes sonoros o un móvil musical que le ayude a aprender a distinguir sonidos. Incluso la ubicación de estos sonidos le ayudarán a identificar cuando se encuentre en un espacio del hogar. Por ejemplo, la música de su móvil puede asociarla con la habitación, la tranquilidad y el descanso.

2. Estimulación táctil y auditiva para bebés

De acuerdo a la Academia Americana de Pediatría, a partir de los seis o siete meses los bebés pueden empezar a imitar sonidos de forma más activa. Incluso pueden pasar horas balbuceando y repitiendo un mismo sonido, porque su capacidad de asociación ahora es un poco mayor.

desarrollo de tu bebePowered by Rock Convert

Podrías aprovechar los momentos madre-hijo, tan únicos e íntimos como la lactancia, para probar actividades que combinan la estimulación auditiva y el tacto. Por ejemplo, cántale suavemente a la vez que le haces un suave masaje en los pies. De esta forma, estarás propiciando un momento amoroso con tu bebé, a la vez que promueves tanto la estimulación auditiva como el contacto físico, que también es fundamental para su desarrollo cerebral.

3. Enséñale a localizar de dónde proviene el sonido

Localizar las fuentes del sonido es otra actividad que podrías realizar para ayudar a la estimulación auditiva de tu bebé. Estos son algunos ejercicios que podrías probar.

  • Llama a tu bebé desde un lugar que esté fuera de su campo visual. Para ello utiliza un lenguaje suave con un tono de voz alegre que lo estimule a querer encontrarte. Recurre a frases como «¡Aquí estoyyy!» o «¡Me encontraste!» y celebra en cuanto te encuentre. Puedes repetir este mismo ejercicio desde diferentes rincones de la habitación.
  • También puedes realizar esta misma actividad utilizando objetos sonoros en lugar de tu voz. Por ejemplo, un sonajero. Reproduce su sonido en algún lugar de la habitación y luego pídele a tu bebé que lo ubique.

Se trata de un ejercicio de reconocimiento y asociación que le ayudará a diferenciar las cosas más fácilmente.

Para poner en prácticas estos consejos para la estimulación auditiva de tu bebé, ten presente que debes moderar el volumen de tu voz.

Si quieres conocer más sobre este tema, te invitamos a visitar nuestra página, donde encontrarás miles de divertidas actividades para estimular el desarrollo de tu bebé.