El papel de los padres en el éxito de sus niños

Estamos acostumbrados a leer y aprender sobre diferentes estudios y artículos que hablan de la manera más óptima de criar a un niño. Sin embargo, en realidad hay muy poca evidencia que sugiera que un estilo de crianza en particular es más efectivo. Así que, ¿cuál es la clave para impulsar a un niño al éxito?

Las experiencias durante los dos primeros años de vida tienen el poder de alterar el futuro de un niño. Esta ventana de oportunidad es crítica. Hay varios factores que aumentan las posibilidades de que un niño alcance el éxito: la educación de alta calidad, la motivación de los maestros, las oportunidades, el acceso a buenos servicios de salud mental, entre otros.

Un estilo de crianza no va a definir el futuro de un niño. Sin embargo, el aprendizaje sobre el desarrollo psicológico de un bebé tiene el potencial de mejorar las habilidades de crianza. La clave es llegar a un público más amplio para que los padres alrededor del mundo puedan participar en interacciones eficaces y de calidad con sus hijos. La tecnología es una manera efectiva de ofrecer información a gran escala y lograr intervenir en la vida de los padres.

Hay un estudio que confirma los enormes beneficios de la intervención de los padres. En 1986, en algunos de los lugares con menos recursos de Kingston, Jamaica, un equipo de investigadores realizó un experimento con el objetivo de cambiar nuestra forma de pensar acerca del impacto que tiene la motivación en la capacidad de los niños para alcanzar el éxito, especialmente aquellos que viven en lugares de bajos recursos. La conclusión del estudio fue la siguiente: “Hay que ayudar a los niños mediante el apoyo y entrenamiento de sus padres sobre el desarrollo de su hijo”.

La investigación dividió familias de 129 bebés y niños pequeños en grupos. El primer grupo recibió visitas semanales de una hora con investigadores entrenados en el tema con el fin de motivar y entrenar a los padres a pasar más tiempo jugando activamente con sus hijos. Entre algunas de las actividades estaban la lectura con los niños, cantar y jugar Peek-a-boo. El segundo grupo recibió un kilo semanal de leche en polvo como un suplemento nutricional. El grupo control de niños no recibió nada. El estudio terminó dos años después, pero desde entonces los investigadores le han dado seguimiento a estos niños. La intervención que más impactó tuvo en la vida de estos niños fue la primera: animar a los padres a jugar más activamente con sus hijos. ¿Cuáles fueron los efectos maravillosos? A lo largo de la infancia, estos niños obtuvieron mejores resultados en las pruebas de inteligencia, mostraron menos comportamientos agresivos y un mejor auto-control. Como adultos, estos niños ganaban un promedio de un 25% más por año que los niños cuyos padres no recibieron visitas a domicilio. El impacto de la intervención y guía con los padres puede ser bastante poderosa.

Si queremos mejorar las posibilidades de los niños para alcanzar el éxito, la influencia más fuerte para el cambio es intervenir en los comportamientos, creencias y actitudes de los adultos que interactúan con estos niños. El apoyo y el entrenamiento personalizado ayuda a identificar necesidades y reforzar pequeñas interacciones, como los intercambios críticos cara a cara que sirven para fomentar aún más el apego, la calidez y la confianza entre un niño y sus padres. Esto no solo proporciona mayor apego, sino que también mejora la capacidad del niño para lidiar con el estrés.

Kinedu es una aplicación cuyo objetivo principal es mejorar la crianza de los hijos, proporcionándole a los padres actividades y conocimientos específicos sobre el desarrollo de su bebé. Los padres podrán reflexionar sobre los logros de su pequeño y establecer metas para sus próximos hitos. Podrán convertir momentos del día a día en experiencias de desarrollo. Cuando los padres aprenden todos estos datos sobre el desarrollo psicológico de su hijo, se transforma la forma en cómo ven e interactúan con él. Ofrecer a los padres el conocimiento acerca de lo que sus hijos pueden o no pueden hacer, los hace más sensibles a las necesidades específicas de sus hijos.

Estas influencias positivas en la vida temprana de los niños tienen profundos efectos en el desarrollo de “habilidades no-cognitivas”. Estas habilidades incluyen tener un carácter bien desarrollado, determinación y fortaleza; elementos críticos para el éxito. Estas habilidades les permiten a los niños navegar por la vida de manera efectiva, tanto dentro como fuera de la escuela. Les da la capacidad de entender y seguir instrucciones, concentrarse en una sola actividad por un período más largo de tiempo, interactuar mejor con otras personas, y, por último, les da más fortaleza para enfrentar experiencias difíciles.

Para ayudar a los niños a tener éxito la mejor estrategia es la intervención con los padres. A pesar de que estos impactos a largo plazo parezcan ser intangibles ahora, ¡cada centavo invertido en educación de calidad tiene un retorno de inversión de por lo menos 4 veces más!

Como lo mencionó alguna vez Jane D. Casco: “Al final del día, la clave más importante para el éxito de un niño es la participación positiva de los padres”.

 

Fuentes:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>