Te explicamos cómo es que tu pequeño se adapta (¡y hasta prospera!) en esta nueva realidad.

El COVID-19 ha alterado casi todos los aspectos de nuestra vida cotidiana, incluyendo la agenda social de su pequeño. Sabemos que les preocupa el hecho de que faltar a la escuela o a sus clases de música pueda afectar el desarrollo de su hijo, pero muchos expertos dicen que quedarse en casa no es tan malo como parece. Estudios demuestran que incluso en “tiempos normales” lo más importante que pueden hacer por su hijo es pasar mucho tiempo juntos.

“Para los niños menores de 5 años esto podría ser muy bueno para ellos”, explica Amy Learmonth, psicóloga del desarrollo. “Tienen a papá y a mamá en casa las 24 horas para poder desarrollar un apego seguro. Tal vez cuando volvamos a la normalidad nos demos cuenta de que ahora tenemos muchos niños con estilos de apego muy saludables.”

Pasar mucho tiempo juntos beneficia al desarrollo; la arquitectura cerebral de un niño depende de la relación sensible que establece con los adultos que lo cuidan. Los pequeños aprenden de nosotros cómo comunicarse, regular sus emociones y moverse por el mundo. De acuerdo con el Centro de Desarrollo Infantil de la Universidad de Harvard, los niños que tienen una relación saludable e interactiva con sus padres desde que nacen tienden a tener mejores habilidades cognitivas, una mayor competencia social y hábitos de trabajo cuando crecen.

Desarrollar una relación saludable con su hijo puede ser tan sencillo como incorporar interacciones de “servir y devolver” en momentos cotidianos. Si su hijo balbucea desde su silla alta, respóndanle. Si les da una cuchara, enséñenle cómo usarla. Al principio no será tan evidente, pero estas pequeñas interacciones están ayudando a su pequeño a desarrollar una gran cantidad de nuevas habilidades.

kinedu-desarrollo-infantilPowered by Rock Convert

Estas son algunas maneras en que pueden seguir impulsando el desarrollo de su hijo desde casa; o desde la distancia si no pueden estar con él justo ahora.

Cómo impulsar el desarrollo de mi hijo durante el COVID-19:

  • Lean todos los días: Leer un libro todos los días les permite tener momentos valiosos de tiempo a solas y se ha demostrado que mejora todo, desde el lenguaje hasta las tasas de graduación. Además, leer es una excelente manera de desarrollar habilidades socio afectivas ahora que no podemos interactuar todos los días con otros niños o miembros de la familia. Traten de escoger libros que hablen sobre el amor, las emociones, la amistad o la familia.
  • Organicen videollamadas: ¡Manténganse en contacto con la abuela o algún primo a través de una videollamada! Si ya están un poco hartos de los videochats, intenten variar la experiencia haciendo estas divertidas actividades. No se preocupen si su hijo solo puede tener conversaciones cortas; unos pocos minutos serán mejor que nada.
  • ¡Jueguen seguido! Establezcan un horario para jugar todos los días. Incluso 15 minutos pueden detonar millones de nuevas conexiones neuronales. Jueguen Jenga o al dominó o no se compliquen la existencia y jueguen con plastilina. Sea lo que sea que escojan, ¡apártense de sus teléfonos! Para que un niño le saque el mayor provecho al tiempo de juego, debe recibir toda su atención. ¿Quieren más ideas sobre qué jugar? ¡Revisen su Plan diario de actividades!
  • Practiquen el mindfulness: Ahora es un buen momento para desarrollar la resiliencia en familia. Concentrarse en lo que se puede controlar y dejar ir aquello que no es la clave para la meditación. Estos son algunos consejos para practicar el mindfulness en casa.

Ya sea que sean trabajadores en primera línea, estén divorciados o vivan lejos de su hijo, mantenerse conectado e involucrarse en el desarrollo de su pequeño es posible incluso a distancia. Estas son algunas maneras en que pueden mantenerse en contacto y ¡hacer de esas videollamadas una experiencia más divertida! Por cierto, si les preocupa el tiempo de exposición a pantallas, la Academia Americana de Pediatría indica que si se está interactuando, en lugar de mirar pasivamente, usar pantallas está bien. Como las videollamadas permiten la interacción, no es tan malo como solo mirar la televisión o jugar videojuegos.

  • Coman juntos: Acompañen a su pequeño durante alguna comida. Coloquen su teléfono o computadora cerca de ustedes a la hora de la cena y hasta prearen algunos temas de conversación.
  • Lean: Dediquen cinco o diez minutos para leer un libro de cuentos antes de dormir o durante su hora de comida en el trabajo. ¿Prefieren ya no usar pantallas? No hay problema. Su hijo seguirá apreciando el poder escuchar sus voces.
  • Horneen algo al mismo tiempo: No se necesita ser un profesional para preparar un pastel de caja. No se compliquen y sigan las instrucciones paso a paso. ¡Celebren comiendo una rebanada de pastel!
  • Envíense cartas: Hagan dibujos o escriban cartas y envíenselas cada semana. Pronto tendrán una colección completa que guardarán para la posteridad.

Si tu hijo está triste o frustrado porque no puede ver a su familia o amigos, validen sus sentimientos y recuérdenle que estamos haciendo esto para cuidar la salud de todos. Nos volveremos a ver algún día, pero por ahora enfóquense en hablar por teléfono o fortalecer su relación con su familia inmediata. Entre más le enseñen a su hijo cómo adaptarse y superar cualquier situación, más resiliente será en el futuro.

Referencias: