Existe una gran variedad de presentaciones de fórmula. La puedes comprar en polvo o líquido concentrado. Sea cual sea la que desees comprar, no olvides que es muy importante preparar el biberón siguiendo las medidas e instrucciones de cada tipo de fórmula. A continuación, te presentamos los pasos para preparar un biberón de la mejor manera:

descarga_kineduPowered by Rock Convert
  1. Comienza lavándote muy bien las manos.
  2. Cerciórate de tener un biberón con accesorios previamente esterilizados.
  3. Agrega la medida adecuada de agua al biberón asegurándote de que esté esterilizada/purificada y a temperatura ambiente (puedes hervirla o comprar agua especial para bebé). Verifica que tengas la cantidad exacta de agua para la cantidad de fórmula que utilizarás.
  4. Si usas fórmula en polvo, mídela con cuidado usando el cucharón que viene en el envase. Llénalo hasta el tope y utiliza un cuchillo para nivelar la fórmula, cuidando que no tenga sobrante o faltante.
  5. Si usas fórmula en concentrado, mídela dentro del mismo biberón, verificando la medida. Posteriormente, agrega la porción adecuada de agua esterilizada.
  6. Mezcla muy bien, asegurándote de que no quede fórmula sin diluir.
  7. Si sobró concentrado, tapa muy bien el envase y almacénalo en tu refrigerador para utilizarlo dentro de las siguientes 48 horas. De la misma forma, tapa muy bien tu contenedor de fórmula en polvo y guárdalo en un lugar seco.

¡Una vez listo el biberón, puedes alimentar a tu bebé! No hay necesidad de calentar o enfriar la fórmula, solo recuerda alimentar a tu bebé dentro de la hora de preparación. No dejes que el biberón pase más de una hora a temperatura ambiente. Si pasó la hora o tu pequeño no se terminó su porción, hay que desechar la leche. Si sabes que tu bebé no se terminará el biberón dentro de una hora de preparación, puedes refrigerarlo y utilizarlo durante las próximas 24 horas.