Aunque hayas visto progresos notables en la capacidad de tu hija para recordar eventos pasados, su cerebro aún es muy joven. Los niños pequeños pueden retener información y tener recuerdos, pero su cerebro, sobre todo el hipocampo y la corteza cerebral, se sigue desarrollando. Por eso a los pequeños les cuesta más trabajo que a un adulto acceder a sus recuerdos. Eso significa que, aunque tu hija de 3 años no se acuerde de muchas cosas de su vida cotidiana, sus recuerdos no se pierden. La psicóloga Dima Amso de la Universidad de Brown asegura que cada recuerdo es una unidad de experiencia y que, si bien los recuerdos específicos se olvidan, la totalidad de la memoria, desde una edad muy temprana, es la base de nuestra identidad.

Conforme pase el tiempo y tu pequeña continúe creciendo, su capacidad para procesar información, discriminar información sensorial, comprender conceptos de tiempo y usar el lenguaje para rememorar experiencias pasadas aumentará también y esto contribuirá a su habilidad para memorizar.

desarrollo de tu bebe

Como con otras habilidades, existen muchas actividades que puedes realizar para fomentar el desarrollo de la memoria de tu hija. Aquí te dejamos un par de ideas:

  • Recuerden su día. Compartir en familia lo que hicieron durante el día a la hora de comer o antes de irse a dormir es un muy buen hábito que no solo ayudará al desarrollo lingüístico y cognitivo de tu pequeña, sino que fomentará sus habilidades conversacionales.
  • Dos cabezas recuerdan mejor que una. Después de hacer una actividad, de visitar a la familia, de una cita de juegos o de una excursión, siéntate con tu pequeña y recuerden lo que hicieron y vieron. Motívala con preguntas divertidas.
  • Jueguen juegos de memoria como recordar tarjetas con dibujos.

Solo recuerda no regañar o frustrarte ante el lento desarrollo de la memoria de tu hija, después de todo es normal que a esa edad los niños olviden muchas cosas.