Por lo general, pensamos que la creatividad son los colores que alguien elige para una pintura o un dibujo. Pero ser creativo va mucho más allá de la mera elección de colores, también es una forma de pensar, resolver problemas y aplicar conocimientos. ¡Sigue leyendo y enséñale a tu hijo cómo ser creativo con estas actividades!

Los expertos dicen que la creatividad no tiene edad y es atemporal, pero, lo que es más importante, ¡puede adquirirse y fomentarse! Desde que nacen, los niños responden a los contrastes, colores, sonidos y movimientos que los rodean. La forma en que integren estas diversas experiencias influirá en su desarrollo, especialmente en la forma en que adquieran su creatividad.

¿Cuáles son los beneficios de la creatividad?

Fomentar la creatividad en los primeros años puede traer muchos beneficios. Uno de ellos es que ayuda a desarrollar el pensamiento crítico, inspirando a los niños a aprender más y a ser más curiosos sobre el mundo, ayudándoles a afrontar mejor las dificultades al momento de tomar decisiones.

La creatividad también ayuda a los niños a tener más confianza en sí mismos, desarrollar habilidades sociales y aprender más. La creatividad se puede desarrollar con la ayuda de los padres, dándole a los niños la oportunidad de jugar o pasar un buen rato usando su imaginación.

Enseñándole a tu hijo cómo ser creativo

Puedes fomentar la creatividad en casa de diferentes formas. Aquí hay algunas cosas que podrías hacer con tu pequeño:

1. Practiquen habilidades físicas

Al aprender a moverse, agarrar objetos y otras habilidades físicas, tu pequeño aprenderá sobre el mundo, promoviendo así su desarrollo cognitivo. Esta es una de las principales formas en que desarrollará nuevas formas de pensar, participar, descubrir y resolver problemas.

¿Qué hacer?

Jugar con juguetes como bloques, anillos, tazas o incluso objetos que hacen sonidos interesantes fomentará la curiosidad de tu hijo y lo ayudará con sus habilidades motrices.

2. Estimula sus sentidos

Cuando los niños tienen diversas oportunidades para explorar a través de sus sentidos, ven la exploración como algo divertido y eso les ayuda a ser aún más creativos cuando crecen.

¿Qué hacer?

¡Puedes probar diferentes cosas como jugar con texturas, música e incluso comida! ¡Pensar fuera de la caja será divertido!

3. Juegos imaginativos

Permite que tu hijo exprese sus pensamientos, sentimientos, deseos y creatividad a través de juegos imaginativos

¿Qué hacer?

Desafía las nuevas habilidades de representación de tu hijo: pídele que salte como un conejo, ruja como un león o pídele algo más abstracto y ve si puede actuar como una cometa o un globo que está demasiado lleno y deja salir todo el aire lentamente.

4. Leer libros

Los libros no solo mejorarán las habilidades lingüísticas de tu hijo, sino que también lo ayudarán a descubrir nuevos mundos y le enseñarán cómo ser creativo.

¿Qué hacer?

Trata de que la lectura se vuelva un hábito incluyéndola en la rutina de tu pequeño, aunque sean solo unos minutos al día. Una buena idea es acostumbrarse a leer un cuento antes de dormir. Elige libros con tramas creativas para que la imaginación de tu hijo florezca.

5. Exploren su lado artístico

El arte es una de las formas más simples (y más divertidas) de dejar fluir la creatividad y la imaginación de tu pequeño. Es importante darle rienda suelta a su imaginación. ¡De esa manera, podrá ser más creativo!

¿Qué hacer?

Deje volar la imaginación de tu pequeño. ¡Intenten pintar, dibujar, construir e incluso esculpir con plastilina! No los obligues a hacer las cosas de determinada manera, en lugar de eso, déjalo explorar, jugar libremente y aprender cómo ser creativo.

desarrollo de tu bebe