¿Qué es lo que más deseas para tus hijos? ¿Que sean exitosos, inteligentes y populares?  Sin embargo, ninguno de estos adjetivos vienen del crecimiento interno. No podemos construir una vida basada en éxitos externos sin darnos la oportunidad de explorar las partes más profundas de nosotros mismos. La felicidad a veces no es lo primero que se nos viene a la mente. Pero, ¿qué es la felicidad? ¿Cómo podemos desarrollarla en nuestros hijos?

Resulta que la felicidad no es algo que se encuentre, ni algo que se pueda crear, sino algo que se construye. Tenemos la capacidad de construir lo que estamos buscando constantemente. Las últimas investigaciones sobre la felicidad nos dicen que esta no es un resultado de la suerte y de las circunstancias externas, sino que es el producto de nuestros hábitos mentales, emocionales y físicos. Entonces, ¿cómo podemos cultivar la luz interna de nuestros hijos?

¡Aquí hay 10 secretos para ayudar a los niños a encontrar la felicidad!

  1. Dales tiempo para jugar

Hay tanta estructura hoy en día. Deportes, actividades extraescolares, clases de piano. Sin embargo, lo que los niños realmente disfrutan es el juego libre. El juego les ofrece la oportunidad de encontrar y desarrollar sus intereses, una oportunidad de aprender a tomar decisiones, resolver problemas, desarrollar el autocontrol y seguir reglas.

Un artículo publicado en el American Journal of Play afirmó que el tiempo de juego de los niños ha ido disminuyendo y este patrón afecta el desarrollo emocional. “Como sociedad, hemos llegado a la conclusión de que para proteger a los niños del peligro y educarlos, debemos privarlos de la actividad que los hace más felices y dejarlos más horas en entornos donde son continuamente dirigidos y evaluados por adultos, un entorno casi diseñado para producir ansiedad y depresión».

  1. Elogia su esfuerzo y trabajo duro

Recuerda elogiar el esfuerzo que tu hijo pone en una tarea. Si los niños aprenden que sus esfuerzos son apreciados, aprenderán a valorar su esfuerzo sin necesariamente apuntar a resultados perfectos. Los bebés cuyos esfuerzos son valorados y apreciados se vuelven niños más motivados cuando crecen.

Creemos que nuestros bebés son muy inteligentes, asombrosos e increíbles. Pero, por favor, dicen los investigadores de Stanford, no les digan eso. “Es mejor concentrarse en el esfuerzo y la acción que está haciendo su bebé. ‘Te esforzaste mucho’ versus ‘Eres tan bueno en eso’, dice la profesora de psicología de Stanford Carol S. Dweck.

  1. Crea tradiciones familiares

Cenas navideñas, pedir dulces en Halloween, comidas familiares. Inculcar tradiciones es una forma fantástica de hacer que los niños se sientan parte de algo más grande.

«Las estadísticas son claras: los niños que cenan con sus papás son más saludables, más felices y son mejores estudiantes, por lo que esta tradición está ganando fuerza de nuevo”.

  1. Trata de no intervenir en su tarea

La mayoría de los padres quieren revisar el trabajo de sus hijos y corregirlo para asegurarse de que todo esté hecho a la perfección. Por supuesto, tienen las mejores intenciones. Pero, ¿qué les estamos diciendo inconscientemente a nuestros hijos? Quizás les haremos pensar que son incapaces de completar una tarea por sí mismos, así que mejor dejen que hagan sus tareas solos.

“En última instancia, queremos que nuestros hijos sean responsables porque es un rasgo saludable y necesario para tener éxito en la vida. Por lo tanto, los padres deben tratar de inculcar en sus hijos un sentido de satisfacción intrínseca (sentimientos internos de orgullo y felicidad) en lugar de usar recompensas extrínsecas (como dulces, dinero o juguetes) por comportamientos responsables».

desarrollo de tu bebe
  1. Permíteles expresar sus emociones

Los niños gritan cuando están enojados y lloran cuando están tristes. Deja que lo hagan e intenta enseñarles inteligencia emocional. Elegir ser feliz no significa reprimir nuestros sentimientos, sino honrarlos, reconocerlos y dejarlos ir.

“Hoy gran parte de los consejos populares para los padres ignoran las emociones”, dice el Dr. Gottman. “En cambio, se basan en teorías sobre la crianza que abordan la mala conducta de los niños, pero ignoran los sentimientos que subyacen a esa mala conducta. El objetivo final de la crianza no debería ser simplemente tener un hijo obediente. La mayoría de los padres quieren mucho más para sus hijos «.

  1. Enséñales a aceptar el fracaso

Si los niños no prueban cosas nuevas, nunca fallarán. En última instancia, lo que queremos es que enfrenten desafíos, no que huyan de ellos.

“Involucrarse de más en la vida de los hijos hace que los padres estén demasiado atentos de los acontecimientos en sus vidas, y esto ofrece la oportunidad para que ellos intervengan y ayuden innecesariamente a sus hijos. Este tipo de acciones están relacionadas con la creencia de que los hijos son incapaces de enfrentar nuevas dificultades, ofrecen dudas de su potencial para el éxito y miedo a que se expongan a cualquier tipo de riesgo. Esto puede resultar en una menor resiliencia del niño, un sentido de derecho, ansiedad, habilidades sociales reducidas y un sentido inadecuado de responsabilidad o autoeficacia».

  1. No los compares con otros niños

A menudo nos sentimos tentados a comparar a nuestros hijos con sus compañeros para tener un punto de referencia sobre sus logros e hitos. Pero la verdad es que cada niño es único.

“Los niños se desarrollan a su propio ritmo y tienen su propio temperamento y personalidad. Comparar a su hijo con otra persona implica que desearía que el suyo fuera diferente».

  1. La felicidad comienza con padres felices

Modelar este comportamiento es la mejor manera de fomentar la felicidad en tu hijo. No es necesario que seas un padre perfecto, ¡pero siempre puedes intentar controlar tus emociones!

«¿La clave? Cómo se sienten los padres. Eso es cierto independientemente de si los padres están juntos o separados, y es más importante que el número de horas que pasan con sus hijos […] A los niños no les va bien si los adultos no se cuidan a sí mismos y a sus relaciones ”, dice Carolyn Cowan.

  1. Ayuda a tu hijo a desarrollar la gratitud

Como padres, a menudo pensamos que no podemos estar agradecidos hasta que seamos felices. La verdad es que la gente es feliz porque está agradecida. Las personas que dicen practicar la gratitud también suelen ser más felices. ¿Buscas algo por lo que estar agradecido? ¡Mira frente a ti, mira a tu hijo!

¿Cómo puedes cultivar la gratitud? Sugerencia: ¡Piensa en el comportamiento de imitación! Para obtener más información, lee nuestro artículo sobre el tema.

  1. Y por último, pero no menos importante … Dales amor incondicional

Los niños se equivocan y eso es parte de una experiencia infantil normal. La infancia se basa en la prueba y error, así que cuando los niños se equivoquen, perdónalos. Los pequeños adquirirán más confianza en la toma de decisiones y correrán riesgos más saludables en el futuro si se sienten seguros al cometer errores. Los niños serán más felices si saben que sus padres siempre estarán ahí para ellos, pase lo que pase.