Desarrollando las habilidades sociales para ir al cine o a un espectáculo

Tu pequeño te ha estado insistiendo de que quiere ver la película que se acaba de estrenar y, aunque sabes que le encantan los personajes, no estás segura si tu hijo podrá quedarse quieto durante toda la película. Tal vez te entre la duda de si sea muy pronto para ir a ver una obra de teatro o un espectáculo en vivo con él. Nuestros expertos lanzan un poco de luz sobre este tema.

Muchos psicólogos infantiles y padres creen que de los 2 a los 4 años es buena edad para comenzar a llevar a los niños al cine o al teatro, siempre y cuando la película o el espectáculo sean aptos para su edad. Sin embargo, qué tan listo esté tu hijo para ir al cine dependerá de su personalidad y conducta. Así que, como siempre, recuerda no adelantarte ni presionar a tu hijo solo porque escuchaste que otro niño de 2 años pudo quedarse sentado durante 120 minutos y disfrutar de una película. Hay algunos niños que pueden hacerlo y otros que no.

Para ayudarte a decidir si está listo o no, toma en consideración lo siguiente:

  • La capacidad de tu hijo para sentarse por más de 30 minutos y estar tranquilo.
  • Los periodos de atención habituales de tu pequeño.
  • Su tolerancia por el ruido, los lugares oscuros y los sonidos fuertes. Esto puede ser agobiante para los niños que no están acostumbrados o no les interesan estas actividades.
  • Según el libro de Brenda Nixon, The Birth to Five Book (El libro del nacimiento a los cinco años): «Cualquier sonido que registre más de 90 decibeles es dañino para el oído de los niños» y algunas películas llegan a registrar hasta 130 decibeles.

Cómo hacer que la experiencia sea placentera para todos (tanto para ti y tu hijo, como para la gente que está en la sala):

  • Siempre escoge algún espectáculo o película apta para niños. Tendrás una mejor experiencia si vas a una función temprano o a un show para niños en vez de ir a la ópera o al ballet. Tanto tu hijo como el resto del público te agradecerán que lo dejes con una niñera mientras ves esa película dramática con tu pareja.
  • Conocimiento es poder. Aunque la película o el espectáculo sean para niños, revisa de qué se trata con anticipación y hazte una idea de lo que puede aparecer (luces brillantes, escenas de acción, música muy fuerte, etc.). Compara esas cosas con lo que sabes que tolera y le gusta a tu hijo.
  • Explícale que el cine y el teatro son lugares donde hay que estar callado. Este concepto puede ser complicado de entender para un niño pequeño; la clave está en ser comprensiva pero disciplinada sobre esto con tu hijo. Ayúdalo a entender que son lugares donde se puede divertir mucho solo viendo y escuchando, que se puede reír y preguntarte cosas, pero en voz baja para no molestar a los demás.
    • Siéntate cerca de la salida y no muy cerca de la pantalla. De este modo, será menos complicado salir de improviso o llevar a tu hijo al baño.

Todos los niños pasan por una curva de aprendizaje cuando comienzan a compartir espacios con otras personas. Actividades como ir al cine o al parque son buenas oportunidades para divertirse y aprender a controlar sus impulsos, a retrasar la satisfacción y a pensar en lo que sienten las otras personas. Aunque parezca algo insignificante, ¡conquistar estas salidas cotidianas ayudará a tu pequeño a desarrollar sus habilidades socioafectivas!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>