Los beneficios del gateo

El tipo de gateo clásico donde los bebés se colocan en cuatro puntos y alternan las manos y piernas para avanzar está lleno de beneficios. No sólo es el primer medio oficial de movilidad e independencia de tu bebé, es una parte importante del desarrollo físico, cognitivo y emocional de su bebé. Si quieres aprender más, sigue leyendo:

Continue reading

El chupón ¿bueno o malo para los bebés?

Los bebés se llevan todo a la boca, desde un objeto que encuentran hasta su propio pulgar; es una etapa donde a través de esta actividad van descubriendo el mundo. A este reflejo primario, que tienen para adaptarse a su alrededor, se le conoce como succionar. Es una manera de tranquilizarse y lo hacen en distintas situaciones: cuando tienen sueño, hambre, están aburridos o nerviosos.

Entonces, ¿es bueno o malo darles un chupón? El uso del chupón tiene varias ventajas y desventajas, las cuales te vamos a platicar a continuación, para que las tengas presentes al momento de decidir darle a tu bebé un chupón.

 Ventajas

  • El uso del chupete puede disminuir la probabilidad de muerte súbita del lactante (fallecimiento repentino e inesperado del bebé aparentemente sano), cuando se usa durante el sueño
  • Relaja a tu bebé, le reduce la ansiedad y le ayuda a calmarse
  • Reduce el tiempo de succión del pulgar, el cual ocasiona problemas dentales graves.
  • Su uso puede hacer mucho más llevadera cualquier situación complicada como viajes en avión, pruebas de sangre o aplicación de vacunes e inyecciones.

Continue reading

Desarrollo por área: la motricidad fina

Tu bebé alcanzará innumerables hitos durante su primer año. Los más notables y emocionantes probablemente serán las habilidades motoras gruesas como girar, sentarse, gatear, estar de pie, ¡y tal vez incluso sus primeros pasos! Pero no hay que dejar atrás el desarrollo de habilidades motoras finas – son bastante significativas también.

La motricidad fina requiere el uso de pequeños músculos en los dedos y las manos. Dichas habilidades se refieren a la capacidad de hacer movimientos precisos con las manos como abotonarse una camisa, recoger un cereal del suelo, o escribir. El desarrollo de estos hitos podría ser más difícil de notar – pero son tan emocionantes como las habilidades motoras gruesas, ya que conducen a la exploración, la independencia y el aprendizaje.

Cuando tu bebé nació, probablemente notaste que sus manos estaban cerradas, apretadas en puños la mayor parte del tiempo. Si colocabas tu dedo en una de ellas, lo apretaba fuertemente, debido al reflejo de prensión. Después de unas semanas, acostumbrándose a estar fuera del útero, tu bebé logró abrir y cerrar las manos. Al colocar un objeto pequeño en una de ellas lo sostuvo con toda su mano, ¡y alrededor de los tres meses quizá hasta lo agitó! Continue reading

Impulsando el bilingüismo en bebés

¡Los investigadores han descubierto un programa educativo basado en juegos que es capaz de ayudar a los bebés a aprender un segundo idioma en sólo una hora al día!

Los científicos y los padres siempre han estado interesados en conocer las ventajas de aprender una segunda lengua. ¿Cuáles son estas ventajas y cómo ayudan en el desarrollo cognitivo? Se ha demostrado que el bilingüismo mejora las habilidades cognitivas, especialmente las habilidades para resolver problemas.

Una pregunta que los padres y maestros siempre hacen es, ¿cómo podemos encender el aprendizaje del segundo idioma? ¿Pueden los bebés de familias monolingües comenzar a desarrollar habilidades bilingües si les damos las oportunidades y experiencias correctas y adecuadas?

Para responder a estas preguntas, los investigadores inventaron un método basado en juegos y un plan de estudios para enseñar un segundo idioma a bebés de 7-33.5 meses. El programa se basa en las últimas investigaciones del cerebro, implementando el juego y las interacciones en la enseñanza del lenguaje. Los primeros maestros formados en el programa fueron 16 estudiantes de la Universidad de Washington. Después de su formación en I-LABS (University of Washington Institute of Learning and Brain Sciences), enviaron a los estudiantes a Madrid a trabajar como tutores del idioma inglés y ver si podían enseñar un segundo idioma a bebés de familias españolas. Trabajaron con 280 bebés y niños de familias de diferentes niveles de ingresos, de los cuales la mitad fueron asignados al azar al grupo de intervención y recibieron una hora de inglés al día, siguiendo su método durante 18 semanas y la otra mitad recibieron el programa bilingüe estándar de la escuela madrileña. Ambos grupos de niños fueron evaluados en español e inglés al inicio y al final de las 18 semanas.

Continue reading