Si eres mamá o papá, seguro has tenido que cuidar de tu hijo durante alguna enfermedad. La gripe, una de las enfermedades más comunes en bebés, niños y adultos, suele afectarnos principalmente durante la temporada de invierno.

En el caso de los bebés, es normal que durante el primer año de vida, tu pequeño se enferme de gripe alrededor de 7 veces. Aunque esta enfermedad suele curarse sola en unos días, es importante tomar precauciones para prevenirla o controlarla, porque, de lo contrario, puede derivarse en otras enfermedades.

Los síntomas característicos de la gripe son los siguientes: tos, dolor de cabeza, dolor corporal, moqueo y dolor de garganta. Normalmente, estos síntomas están presentes por un período de 7 a 10 días, pero eso varía de persona en persona. Sin embargo, hay que considerar cuándo es necesario llevar a tu pequeño al médico, a pesar de ser una enfermedad común.

Si tu bebé tiene menos de 3 meses, siempre es necesario consultar con un especialista aunque tenga síntomas comunes. Su sistema inmunológico en desarrollo es frágil y aún no es lo suficientemente fuerte, y por lo tanto, existe la posibilidad de que una gripe se desarrolle en otra enfermedad. Tu médico te dirá cómo tratar los síntomas y descartará otro tipo de infecciones.

Si tu bebé tiene más de 3 meses, consulta al pediatra si tu bebé tiene problemas para respirar, si le duelen los oídos o si presenta síntomas por más de 10 días. También es importante que observes si usa más pañales de lo usual y si su temperatura corporal aumenta. Si esta es igual o superior a 38 °C, está irritable, el blanco de los ojos se vuelve amarillento, verdoso o rojizo, o si presenta cualquier otro síntoma alarmante, llévalo con un doctor lo más pronto posible.

salud y bienestar de bebe

También hay recomendaciones que tomar en cuenta para prevenir la gripe. Siguiendo algunas medidas sencillas, podrías evitar que tu bebé se contagie y se mantenga saludable durante la temporada. Algunas de ellos son:

  1. Lávale las manos con frecuencia: Los virus del resfriado pueden estar en las manos, así que al lavarlas reduces la probabilidad de contagio. Es necesario lavar las manos por lo menos durante 20 segundos con agua y jabón. Además, es importante que también tú te las laves al interactuar con tu pequeño.
  2. Evita el contacto con personas enfermas: Mantén a tu pequeño alejado de personas que tengan síntomas de gripe, ya que esta se contagia fácilmente.
  3. Limpia su alrededor: Procura limpiar con frecuencia las cosas y superficies que tu pequeño toca, como juguetes, mesas y cualquier otro objeto que esté a su alcance.
  4. Mantén a tu pequeño abrigado: En temporadas donde baja la temperaturas, asegúrate de vestir a tu hijo tenga con la ropa adecuada para estar cómodo ante el frío.
  5. Enséñale a toser y estornudar: Este consejo es para niños más grandes. Explícale que cuando le den ganas de toser o estornudar, lo haga sobre un pañuelo desechable o se cubra la boca y nariz con la parte interior del codo. Es importante evitar hacerlo poniendo las manos sobre la cara, ya que si después toca otros objetos o personas, será más sencillo esparcir el virus.

Es importante seguir estas recomendaciones para reducir las posibilidades de contagio. Sin embargo, recuerda que la gripe es tan contagiosa, que es probable que tu pequeño se enferme. Si esto sucede, es importante estar ahí para él y cuidarlo para aminorar las molestias de los síntomas. Recuerda también que si tienes alguna duda o algún síntoma te preocupa, llama a tu doctor para que revise a tu pequeño y te diga el tratamiento adecuado.

Referencias:

Cuándo llamar al pediatra (inglés)
Medidas para contrarrestar los gérmenes
Resfriado común (inglés)
Resfriado común en bebés (inglés)