¡Ser testigo de los primeros pasos de tu pequeña será una experiencia inolvidable y su vida estará a punto de volverse aún más interesante! Una vez que sepas más sobre este increíble indicador, te sorprenderás de todo lo que ha logrado tu hija.

En promedio, los bebés tardan unos 12 meses en aprender a caminar porque tienen que desarrollar muchas habilidades previas y fortalecer sus músculos. Tu hija primero comenzará a controlar su cabeza y postura, hasta poder ponerse de pie sola. Notarás que su cuerpo es cada vez más fuerte.

Una vez que tu pequeña pueda sostener su cabeza, el siguiente paso será sentarse sin apoyo; algo que ocurre entre los 6 y 8 meses. Tu hija no solo usará la parte inferior del cuerpo para caminar, sino que necesitará tener brazos fuertes y músculos centrales y del cuello bien desarrollados.

Además de esto, también necesita aprender a sostener cosas. Esto es necesario porque deberá agarrarse de algo para levantarse y ponerse de pie. También esto es vital al momento de tratar de mantener el equilibrio. Para lograrlo necesita tener brazos y músculos centrales fuertes y practicar mucho. Poco a poco, comenzará a levantarse sin ayuda y hasta mantendrá la posición durante unos segundos.

Una vez que domine la habilidad de ponerse de pie con apoyo y mejore su coordinación, comenzará a desplazarse mientras se sostiene de los muebles para tratar de alcanzar un objeto. Esto desarrollará los cimientos que le permitirán dar sus primeros pasos.

Tu hija ha experimentado diferentes movimientos mientras está contigo, así que ha aumentado su confianza y esto le ayudará a intentar hacer cosas nuevas y diferentes. Un día intentará caminar. Tal vez hasta comience a hacerlo sin darse cuenta. Usar objetos como apoyo o tal vez el hecho de que estés junto a ella dándole la mano, le dará la seguridad suficiente como para intentarlo.

Powered by Rock Convert

¿Cómo puedes ayudar a tu pequeña a desarrollar la fuerza muscular necesaria para caminar? Con mucha práctica. Si un atleta que no entrena antes de una carrera, ¡no estará preparado! Lo mismo sucede con tu pequeña, así que ¿cómo puedes ayudarla?

Probablemente la hayas visto jugar incansablemente desde hace meses. Los juegos y la diversión son excelentes maneras de estimular a los niños para que dominen ciertas habilidades mientras se entretienen. Una de las cosas que puedes hacer para ayudar a tu hija es darle la oportunidad de practicar sus nuevas habilidades en un espacio seguro.

Estas son algunas actividades interesantes que puedes hacer en casa para estimular la habilidad de caminar:

  • Estimula las habilidades de agarre: Como lo mencionamos antes, tu hija necesita saber sostener cosas antes de caminar. Una forma divertida de estimular esto es colgando juguetes frente a ella. Podrías aprovechar los momentos en que está sentada en su portabebés. Ella tratará de alcanzar y agarrar las cosas, y después de un tiempo podrá hacerlo por sí misma.
  • Pasarela de gateo: Busca una toalla y una cobija pequeña y alinéalas en el suelo. Siéntate en un extremo y anima a tu hija para que gatee hacia ti mientras le echas porras. Esto fortalecerá sus músculos y mejorará su coordinación. Estas habilidades de motricidad gruesa son precursores de la acción de caminar
  • Toma algo y camina: Coloca algunos de los juguetes favoritos de tu bebé un poco fuera de su alcance. Anímala a ir por ellos y traértelos. Esto fomentará su coordinación muscular, planeación motriz y hasta la resolución de problemas.
  • Rueden juntas por el suelo: Mientras estén acostadas en el suelo, inventa un juego en el que tengan que rodar sobre sí mismas. Las piernas y cadera se moverán al mismo tiempo, lo cual fomenta la coordinación. Puedes modificar el juego e intentar diferentes movimientos. Por ejemplo, pídele a tu hija que rueda con las piernas apuntando al techo. Como esto no es posible, seguro se reirán mucho. Además, ella usará su pensamiento de causa y efecto y tratará de descifrar por qué no puede rodar. Anímala a explorar diferentes movimientos para ayudarle a desarrollar un mayor control muscular.
  • Jueguen en el suelo: Déjala jugar en el suelo, moverse libremente de un lugar a otro y explorar nuevos movimientos y habilidades.
  • ¡Haz una pista de obstáculos! Usa cojines, cajas o juguetes y anima a tu pequeña a moverse entre ellos. Ella podrá gatear, agarrar o escalar las cosas, estimulando su fuerza muscular y coordinación.
  • ¡Salgan a caminar! Si tu hija aún no camina, pero ve que otros niños están caminando, tal vez quiera intentarlo también. Esta es una gran motivación para comenzar a caminar por su cuenta. Durante sus paseos, sostenla de las manos y ayúdale a dar sus primeros pasos. Aprovecha que hay superficies seguras, como el césped, para que experimente cómo se siente caminar sobre diferentes superficies.

Recuerda, cada niño se desarrolla a su propio ritmo y tu pequeña estará trabajando las habilidades previas necesarias para dar sus primeros pasos. Conforme practique los mismos movimientos una y otra vez, su equilibrio mejorará mucho y aumentará su confianza.

Muchas de sus habilidades de desarrollo dependerán de las interacciones que tengas con ella. ¡Haz que cuenten!

Más información sobre caminar: