A pesar de no ser permanentes y de que se caerán con el tiempo, es muy importante cuidar de los dientes de nuestros pequeños desde el momento en que aparece su primer diente. Los dientes de los bebés son muy importantes pues permiten que su boca se forme adecuadamente, mastiquen bien y además, tengan buena pronunciación.

Comúnmente, los primeros dientes en salir son los dos dientes incisivos inferiores. El primer diente puede aparecer entre los 6 y 10 meses de edad y, tan pronto salga, requiere de atención y cuidado especial. Te preguntarás si es necesario llevar a tu bebé al dentista desde la aparición del primer diente. En realidad, los expertos tienen opiniones muy diferentes al respecto. Sin embargo, concuerdan en que tu bebé debe tener su primera visita antes del primer año de vida. Con esto en mente, puedes decidir tomar precauciones en casa antes de llevar a tu bebé a su primera visita al dentista.

¿Cómo cuido los dientes de mi pequeño en casa?

descarga_kineduPowered by Rock Convert
  • Cuando aparezca el primer diente, compra un cepillo de dientes pequeño para bebé, asegurándote que las cerdas sean extra suaves.
  • Coloca una pizca de pasta de dientes con fluoruro en el cepillo, no más grande que el tamaño de un grano de arroz.
  • Pasa el cepillo de dientes a través de la boca de tu pequeño suavemente, asegurándote de cepillar muy bien los dientes que ya tenga.
  • No te preocupes por enjuagar su boca; usarás tan poca pasta que no habrá problema alguno. Solo recuerda utilizar una cantidad muy pequeña de pasta de dientes.
  • Cepilla los dientes dos veces al día; una en la mañana después del desayuno y la otra en la noche después de la cena o toma nocturna.
  • Finalmente, procura no dejar que tu bebé duerma con un biberón de leche o jugo en su cuna ya que esto puede provocarle muchas caries.

¿Por qué limpiar los dientes de mi bebé?

Es muy importante cepillar los dientes de tu bebé ya que los residuos de leche o pedazos de alimento pueden alojarse entre los dientes, causando el crecimiento de bacterias y la liberación de ácido que puede provocarle caries. De la misma forma, comenzar a cepillarse los dientes desde temprana edad fomenta buenos hábitos de limpieza. Esto ayuda a hacer una transición fácil cuando tu pequeño tenga edad para lavarse los dientes por sí solo.

No debes preocuparte si tu pequeño aún no tiene ningún diente, es sólo cuestión de tiempo. ¡Pronto comenzarán a brotar!