Ya que tu bebé ha adquirido más movilidad, el mundo a su alrededor será una nueva oportunidad para explorar. Pronto, tu pequeño avanzará hacia los objetos que le llaman la atención; a veces estos serán peligrosos. Tu pequeño, incluso, empezará a pararse con el apoyo de una pequeña mesa o un sillón. Evidentemente, los tropezones y pequeñas caídas aumentarán durante este periodo; pero no te preocupes, la distancia entre tu bebé y el piso es muy pequeña.

Cuando los bebés se caen, tienden a voltear a ver tu reacción antes de decidir sobre la suya. Los pequeños suelen buscan la guía de adultos en los cuales confían antes de continuar con experiencias nuevas. Con esto en mente, puedes ayudar a tu bebé a entender que un pequeño tropiezo no lo debe detener para seguir explorando su medio ambiente. Si a pesar de tu tranquilidad tu pequeño llora, no dudes en consolarlo y mostrarle una expresión positiva para que aprenda que, a pesar de enfrentar un pequeño obstáculo, no hay razón para frenarse.

descarga_kineduPowered by Rock Convert

A pesar de saber que las pequeñas caídas son muy comunes, no hay que olvidar hacer la casa a prueba de bebés. Recuerda:

  • No dejar objetos sobre la mesa al alcance de tu bebé, en especial adornos de vidrio.
  • Cubre las esquinas de las mesas.
  • Coloca barandales en las escaleras.
  • Mantén fuera de su alcance cualquier artículo de limpieza y medicamento.
  • No dejes ningún cable suelto y al alcance de tu pequeño.
  • Asegúrate de que no haya ningún objeto pequeño en el piso.
  • Cierra la puerta de los baños y el acceso a la cocina.
  • Cubre todos los enchufes eléctricos, a los bebés les encantan.
  • Siempre debes estar al pendiente de tu bebé y nunca dejarlo solo.
  • Finalmente, gatea por la habitación para ver el lugar desde la perspectiva de tu bebé y verifica que no hayas olvidado nada.

Ahora tu bebé está listo para explorar felizmente y aprender que un pequeño tropiezo no lo podrá detener, ¡felices exploraciones!