Es increíble pensar que hace algunos años se les decía a las mujeres embarazadas que endurecieran sus pezones frotándolos con una toalla. Es aún más increíble pensar que había quienes lo hacían. Fuera de bromas, la lactancia definitivamente es un reto que no debe tomarse a la ligera. Si bien las investigaciones han establecido que frotar los pezones con toallas es contraproducente, existen maneras más saludables de preparar tu mente y cuerpo para la lactancia.

Durante el embarazo, tu cuerpo se prepara para cuando llegue tu bebé. Esta es una de las razones por las que tus senos crecen. Las glándulas mamarias se desarrollan y necesitan que mucha más sangre de la acostumbrada circule a esta parte del cuerpo. Ahora que sabes que la madre naturaleza te está alistando para amamantar, aquí te mencionamos unos productos que te facilitarán la tarea:
• Sostén de lactancia: estos brassieres son muy cómodos, se ajustan al tamaño de tus senos y tienen una pestaña que se abre fácilmente para alimentar a tu bebé sin mayores complicaciones.
• Cojines para amamantar: son cojines diseñados para darte soporte y evitar que te canses mientras amamantas. Al principio, alimentar a tu bebé recién nacido no será ningún problema, pero conforme vaya creciendo agradecerás tener dónde recostarte.
• Extractor de leche materna: además de permitirte guardar un poco de leche extra, estas bombas servirán para aliviar y evitar la inflamación de senos (tener mucha leche acumulada puede ser doloroso).

En Kinedu queremos facilitarte las cosas y ayudarte a estar preparada para el gran día. Así que, investiga más sobre la lactancia, lee algunos consejos, habla con tu familia o amigos o inscríbete a una clase para amamantar. Recuerda, conocimiento es poder. ¡Estamos seguros de que aprenderás muy rápido!