Motricidad fina: el arte de garabatear y escribir PARTE 1

El garabateo es una de las primeras etapas por las que pasa tu pequeña cuando aprende sobre el lenguaje y la escritura. La revista Educational Research and Reviews menciona que los garabatos son los predecesores de movimientos más controlados y que todas las actividades de dibujo realizadas antes de los 5 años son indispensables para preparar a los niños para aprender a leer y escribir. Con cada trazo, tu hija está estimulando su control de mano y dedos, sus habilidades de pensamiento y su comprensión global del lenguaje. Al principio se sorprenderá de lo que puede hacer con un crayón. Conforme descubra la relación entre sus movimientos manuales y las líneas sobre el papel, comenzará a experimentar con la simbología de sus trazos e incrementará su control muscular. Sus experiencias durante esos meses serán cruciales para el desarrollo de su motricidad fina; aprenderá la compleja tarea de sostener un crayón y cómo controlar la fuerza, presión y velocidad que usa al dibujar.

Continue reading

Desarrollando el agarre del lápiz

Tu hijo ha desarrollado su motricidad desde que nació. Al principio apenas podía abrir los puños, pero poco después disfrutaba de asir tu dedo y, más tarde, de tomar objetos para agitarlos. Todos los días tu pequeño logra completar tareas manuales cada vez más complejas. Ahora puede jalar juguetes hacia él, sostener cosas con la palma de la mano y tal vez hasta usar las dos manos simultáneamente. Pronto aprenderá a construir torres de bloques, a recoger objetos pequeños, a moldear plastilina y a sostener un crayón. Antes de lo que imagines estará trazando líneas, haciendo dibujos y escribiendo su nombre. Todas estas habilidades fortalecen los músculos de la mano y los dedos, preparando a tu hijo para sostener un lápiz en posición de escritura usando el índice, el dedo medio y el pulgar.

Continue reading

El impacto de las pantallas en las habilidades de escritura

Tu hijo necesita de habilidades de motricidad fina para sostener y manipular objetos. Garabatear, abrochar botones o cintas y escribir; todas necesitan de la destreza de dedos y la coordinación de mano. Desde que nació, tu pequeño ha estado fortaleciendo sus manos al usar todo tipo de herramientas. Al explorar con sus manos y dedos, los pequeños músculos se coordinan para realizar movimientos precisos: desde agitar una sonaja, hasta tomar trozos de cereal o sostener un crayón. Cada movimiento, herramienta y actividad ayudan a que tu hijo domine estas habilidades y se prepare para adquirir otras en el futuro.

Otra cosa que tu pequeño tiene o desea hoy en día son los dispositivos tecnológicos. Investigadores de la Universidad de Toronto descubrieron que, a los 18 meses, 20% de los niños usan dispositivos digitales durante media hora al día. Estudios longitudinales hechos en Canadá sobre la relación entre el uso de pantallas y la destreza motriz de los niños reportaron una relación negativa entre el tiempo pasado frente a pantallas y la competencia motora en las edades de 4, 5 y 7 años. Sally Payne, terapeuta pediátrica de la fundación NHS Trust de Heart of England, menciona que los niños ahora llegan a la escuela sin la fuerza y destreza manual que se veía hace 10 años. Explica que el tiempo que los niños pasan frente a la televisión, pantallas o smartphones está afectando su capacidad para desarrollar las habilidades que se necesitan para sostener un lápiz.

Continue reading

La importancia del control de la mano y los dedos

Cuando tu pequeño sea capaz de manipular objetos, utensilios u otro tipo de herramientas para completar una tarea, te estará demostrando sus habilidades de control de mano y de fuerza en los dedos. Los logros dramáticos como aprender a gatear, ponerse de pie y caminar son fáciles de apreciar durante los primeros años de tu hijo. Pero durante esos meses, los pequeños músculos de sus manos y dedos también le darán bases para su desarrollo cognitivo, social y emocional.

Poco a poco, tu hijo pasará de tomar una sonaja con el puño a recoger objetos pequeños, a usar una manija para abrir un cajón y a manipular juguetes con partes móviles. Todas estas acciones necesitan de habilidades como la fuerza, el posicionamiento y el uso independiente de los dedos. Para poder realizar las tareas antes mencionadas, los niños deben aprender a crear ficción sobre el objeto que están tomando, mientras ejercen presión sobre el mismo para evitar tirarlo.

Continue reading

Desarrollo de manos y dedos con bloques juguete

Anteriormente, explicamos que, desde que tu hija nace, comienza a desarrollar la fuerza, control y coordinación de manos y dedos cuando juega con los objetos. También mencionamos cómo es que se desarrolla el agarre de pinza. Como usamos las manos para todo, es importante que ayudes a tu bebé a desarrollar esta habilidad cada vez que se dé la oportunidad. Aunque aún sea muy pequeña como para sostener un lápiz en posición de escritura, colorear con trazos controlados o moldear plastilina, tu hija comenzará a trabajar habilidades previas que le ayudarán a manipular objetos y a comenzar a realizar movimientos controlados con los dedos.

Continue reading

Las habilidades conversacionales predicen la futura capacidad cognitiva

Ya hemos hablado de cómo puedes estimular el desarrollo lingüístico de tu hija y sobre los hallazgos que dicen que la forma en cómo interactúas con ella marcan una diferencia en su aprendizaje.

Otro estudio reciente realizado por la revista Pediatrics descubrió que el periodo entre los 18 y 24 meses es crucial para el desarrollo lingüístico. Tras 10 años, los niños de 18-24 meses que participaron en conversaciones mostraron un coeficiente intelectual más alto, y mejor comprensión verbal, expresión y recepción verbal y habilidades cognitivas durante su etapa escolar. Gracias a este descubrimiento, los autores enfatizan la importancia de que los padres creen ambientes conversacionales con sus hijos desde temprana edad.

Continue reading

Enseñándole a mi hijo a resolver problemas por sí mismo

Ya sea una tarea escolar, un problema con un juguete, una pelea entre hermanos o una discusión entre amigos; todos los niños se enfrentan a problemas. A veces algo tan simple como no tener plastilina del color que quiere puede ser todo un reto para tu hijo. Como es imposible resolver todo por él, enséñale cómo hacerlo por sí mismo; ¡la buena noticia es que tiene a la mejor maestra!

Cuando le enseñes a resolver un problema, recuerda que debes cumplir cuatro roles: observadora, animadora, facilitadora y modelo. Observa cómo juega y cómo se enfrenta a los desafíos antes de intervenir. Apóyalo y anímalo verbalmente. Facilítale acciones específicas para animarlo a buscar diferentes soluciones. Dale el ejemplo de cómo enfrentas los problemas.

Continue reading

Preparando la casa para un bebé que gatea PARTE 2

Anteriormente, hablamos sobre que, una vez que tu bebé comienza a gatear, debes preparar tu casa para que sea un espacio seguro para él. Si te la perdiste, lee la primera parte.

Revisa los muebles que tengan orillas y esquinas afiladas. Las mesas de centro son particularmente peligrosas, así que, de ser posible, guárdalas. Como tu pequeño querrá explorar toda la casa y aún no entiende el concepto de seguridad, considera comprar protectores para cubrir las esquinas y evitar lesiones y golpes. Los niños sienten curiosidad por los enchufes, así que escóndelos detrás de paneles o usa clavijas de seguridad para evitar que meta el dedo o un juguete. No dejes la computadora al alcance de tu pequeño, porque podría tirársela encima, y guarda o esconde todos los cables eléctricos.

Continue reading

Preparando la casa para un bebé que gatea PARTE 1

Ahora que tu bebé comienza a desplazarse, necesitarás cuidarlo y supervisarlo constantemente. Aunque ya se mueva solo y lo vigiles todo el tiempo, tu hijo aún no entiende las reglas sobre qué puede o no tocar y eso puede provocar algún accidente. Durante los próximos meses es muy importante que te asegures de que tu casa es un lugar seguro para tu hijo.

Poco después de aprender a gatear, tu bebé comenzará a sostenerse de las cosas para ponerse de pie y tratar de caminar. Por lo tanto, gatea alrededor de la casa y revisa cualquier cosa que podría servirle como apoyo. Revisa la estabilidad de los muebles grandes, las lámparas de pie, los libreros y las bases de la televisión. Coloca las lámparas detrás de otros muebles y ancla los libreros y la TV a la pared. Revisa que todos los objetos sean macizos y estén pegados a la pared; los cajones o armarios deben estar cerrados porque los niños podrían escalarlos. Lo más probable es que tu bebé vacíe estantes de películas, CDs, libros, etc., así que asegúrate de que no haya nada con lo que se pueda lastimar. También explorará los baños y si entra a uno podría usar la taza para levantarse. Considera usar seguros contra niños en las puertas y poner tapetes antideslizantes en la tina de baño.

Continue reading

Mi bebé no está gateando, ¿qué hago?

Anteriormente, mencionamos que la habilidad para gatear se puede desarrollar en un rango amplio de meses y que tu bebé puede adoptar diferentes estilos de gateo. Toma en cuenta que los pequeños no están programados para gatear, más bien los motiva el hecho de que quieren explorar, experimentar diferentes formas de moverse y usar la que les parece más gratificante. Así que, incluso si no parece una posición clásica de gateo, deslizarse sobre el estómago, rodar o desplazarse sobre las pompis siguen siendo métodos válidos. Lo importante es que tu hijo coordine ambos lados del cuerpo y use cada brazo y pierna equitativamente. Aunque muchos bebés gatean, hay quienes nunca lo hacen. Si tu hijo es uno de ellos, ¿cómo puedes estimular los músculos y las habilidades que se desarrollan al gatear?

Continue reading