La calidad supera la cantidad. Previo y durante el embarazo es muy importante poner mayor atención a la calidad de los alimentos que consumes, de manera que éstos proporcionen nutrientes necesarios para el cuidado de tu cuerpo y el sano desarrollo de tu bebé. A través de los nutrientes de tu organismo, tu bebé empieza a formarse y crear su sistema inmune, el cual no sólo da las bases de su crecimiento dentro del útero, sino también las herramientas para su continuo desarrollo a lo largo de su vida. A pesar de los mitos, durante el embarazo se debe seguir una dieta normal, sin modificar drásticamente la ingesta de calorías por día. La cantidad de alimentos no es la que se debe cambiar, sino la calidad de éstos.

descarga_kineduPowered by Rock Convert

De acuerdo a publicaciones del Departamento de Salud de Harvard, una dieta saludable durante el periodo de gestación debe constar principalmente de frutas y verduras, seguido por granos enteros y cereales. El consumo de lácteos, proteínas y grasas deberán ser consumidos con moderación al igual que en una dieta normal. Por otro lado, las grasas y azúcares deben ser moduladas y preferentemente adquiridas por medio de cereales, frutas y fuentes de grasa saludable como el aguacate y frutos secos.

Por otro lado, el consumo de calorías por día se debe modificar hasta después del primer trimestre. Durante el segundo y tercer trimestre sólo ocupas consumir 300 calorías extra por día, lo cual equivale a un vaso de leche, dos rebanadas de pan o un puño de almendras más al día. A partir del tercer trimestre, tu cuerpo empezará a sentir mayor necesidad de comer, ya que tu bebé tendrá mayor crecimiento y tu cuerpo deberá equilibrar las necesidades de ambos.