El cuidado de la salud está directamente relacionado con la alimentación. En este periodo tan importante de tu vida es crucial poner mayor atención en lo que comes. Del dicho «eres lo que comes», piensa que ahora no sólo eres tu sino también tu bebé. Comer por dos no es lo mismo que nutrirse por dos. Antes y durante el embarazo eres la fuente de recursos para la formación y desarrollo de tu bebé. Los hábitos alimenticios que tengas previo y durante el embarazo son los cimientos para tu salud y la de tu bebé. Los alimentos que consumas tienen como principal función proporcionar recursos nutricionales para suministrar, subsistir y mantener el equilibrio de tu organismo. Investigadores de Harvard mencionan como durante el embarazo, la alimentación es principalmente útil para la salud de la madre y del bebé.

El crecimiento y alimentación del bebé es adquirido y procesado del banco de los recursos personales del organismo de la madre. Tanto la sangre, células y nutrientes son tomados de la madre para el desarrollo del bebé. Los recursos adquiridos durante el embarazo son útiles para la compensación de este préstamo de recursos que tu bebé toma para su desarrollo. Investigadores señalan que la alimentación para la gestación debe considerarse incluso desde antes del embarazo, dado a que proporciona a la madre un banco rico de recursos para el uso propio y de su bebé.

Powered by Rock Convert

Por medio de una alimentación sana, permites que tu bebé cuente con los recursos nutricionales para luchar contra diversas enfermedades a lo largo de su vida. Investigaciones de Harvard han mostrado que el impacto del buen estado nutricional de la madre durante el periodo gestacional, afecta de manera positiva en la prevención de problemas cardiacos, infartos cerebrales, diabetes, asma y osteoporosis tanto en la vida de la madre como la de su bebé.

No se trata de comer el doble, sino de nutrirte mejor. Ahora que tu cuerpo requiere mayor apoyo para el equilibrio de recursos y para conservarse sano, es importante que comas más vitaminas y minerales. Recuerda que una mamá sana equivale a un bebé con mejores condiciones de desarrollo.