El cuerpo cambia durante el embarazo y una de las partes que mayormente se ve afectada es el suelo pélvico. Los músculos que conforman la pelvis dan soporte a órganos como la vejiga e intestino, los cuales no sólo tiene el propósito de sostener, sino que también están involucrados en la función de dichos órganos.

descarga_kineduPowered by Rock Convert

Los músculos pélvicos se debilitan normalmente durante el embarazo y el parto por el crecimiento del útero y el aumento de peso, a tal grado que más del 60% de las mujeres presentan incontinencia urinaria durante o después del parto. Para disminuir la posibilidad de que esto suceda, es importante que ejercites estos músculos.

Hay varios ejercicios que puedes realizar para fortalecer los músculos pélvicos. Por ejemplo, uno de ellos es tan simple como contraer los músculos de la pelvis durante 10 segundos, soltar y repetir el ejercicio 10 veces. Es importante el no contraer los músculos equivocados, como los de las piernas o abdomen. Para identificar cuáles son los músculos de la pelvis tendrás que prestar atención cuando estés orinando, pues una de las funciones de estos músculos es interrumpir el flujo de la orina. Una vez los hayas identificado, será más fácil para ti ejercitarlos. Recuerda realizar estos ejercicios al menos tres veces al día y aguantar la respiración mientras contraes estos músculos.

El subir gradualmente de peso es otra forma en la que puedes fortalecer estos músculos, además de que éste ayuda a evitar complicaciones en un futuro. Por lo que es muy importante que realices ejercicio de forma moderada durante el embarazo.