En esta etapa del desarrollo, la movilidad de tu bebé ha aumentado de manera importante. Probablemente ha comenzado o está comenzando a gatear y además, toma cualquier objeto que esté a su alcance. Los bebés desean explorar y conocer su mundo y lo hacen de la mejor manera que pueden: llevándose los objetos a la boca. Ellos descubren texturas, formas y sabores con la boca; además de que la succión los ayuda a tranquilizarse. Estar conscientes de que los bebés se mueven mucho nos ayudará a verificar que ningún objeto peligroso esté a su alcance y nos recordará tener nuestras casas a prueba de bebés.

Para los bebés, no hay nada que no quiera explorar. Si ven un objeto que les llama la atención y está a su alcance, lo van a tomar, no importa si es peligroso o no. A esta edad aún no saben diferenciar entre objetos seguros y peligrosos. Por esta razón, es nuestra obligación ponernos en los zapatos de nuestros pequeños y tratar de comprender la manera en cómo ven su entorno. Aunque suene gracioso, es buena idea gatear alrededor de la casa para ver qué podría estar al alcance de tu bebé. Así, podrás eliminar o guardar cualquier cosa que consideres peligrosa.

A veces, a pesar de nuestros esfuerzos por eliminar objetos peligrosos, nuestros bebés encuentran cosas que no vimos. Estas cosas pueden llegar a ser peligrosas, por ejemplo: baterías, objetos puntiagudos u otros lo suficientemente pequeños para tragar pero bastante grandes para obstruir vías respiratorias. Algunos objetos que pueden tragarse pasan directamente al estómago sin ningún problema, como las monedas o las canicas pequeñas. Sin embargo, otros pueden lastimar el esófago, el estómago, los intestinos o, incluso, provocar una obstrucción en las vías respiratorias.

¿Estará atorado?

salud y bienestar de bebe

Los objetos que son tragados por un pequeño deben evacuarse en las heces en un lapso de unos días, regularmente dos; no obstante, pueden llegar a ser 4 o 5 días.

Algunas señales que muestran que el objeto está atorado son:

  • Dolor en el pecho o estómago
  • No poder comer o pasar bebidas o no querer hacerlo
  • Vómito
  • Fiebre
  • Salivación o babeo

Contacta al centro de emergencias médicas o paramédicos si tu bebé:

  • Tiene problemas para respirar o llorar
  • Tiene problemas para tragar
  • Ha perdido la conciencia
  • Está babeando o salivando mucho
  • Está respirando fuerte o haciendo un sonido silbante.

Lleva a tu pequeño al doctor si se traga un objeto peligroso, como una batería, objeto puntiagudo o medicamento.