Las habilidades matemáticas para niños pueden fomentarse a través de la rutina diaria y el tiempo de juego. Si cuentas los escalones que subes o bajas con tu pequeño, por ejemplo, le das la oportunidad de comenzar a desarrollar destrezas que le serán muy útiles cuando comience a ir a la escuela.

Alrededor de los 28 meses de edad, es posible que tu hijo ya conozca 3 o 4 números y entienda el concepto de contar. Por ejemplo, puedes empezar a preguntarle: ¿cuántas galletas hay ?

En este artículo te hablaremos de algunas actividades que puedes hacer para fomentar el uso de las matemáticas en tu niño.

1. Incorpora el lenguaje matemático en su rutina

Exponer a tu pequeño al lenguaje matemático desde temprana edad lo ayudará a tener un vocabulario más amplio y mejores habilidades numéricas al ingresar a preescolar.

Los niños suelen tener un entendimiento natural de la palabra «más». Por eso, desde que nacen puedes probar hacer una pausa al alimentar a tu pequeño y preguntarle «¿Quieres más?». Espera a ver su reacción y narra lo que observes, por ejemplo: «Te estás chupando los labios, sí quieres más».

Más adelante, aproximadamente a los 26 meses, tu hijo podría comenzar a entender el concepto de «uno». Cuando coma su refrigerio, dale una galleta y al terminársela pregúntale: «¿Quieres una más?». También, al jugar con bloques dile: «¿Te parece si ponemos uno más?». Comprender la frase «uno más» es la base para aprender a sumar más adelante.

Tu pequeño será capaz de comprender conceptos numéricos cada vez más complejos. A partir de los 3 años, las oportunidades que surjan durante el día para utilizar la suma y la resta pueden ser una manera muy divertida de impulsar su desarrollo. Al doblar la ropa, pídele a tu hijo que cuente los calcetines limpios. También, cuando venga una visita a la casa, plantéale este tipo de situaciones: «En la familia somos 3 personas, pero hoy viene a cenar tu tía, entonces, ¿cuántas sillas necesitamos?».

2. Ayúdalo a identificar patrones en su vida diaria

La capacidad de los pequeños para identificar, crear, describir y predecir patrones en su día a día es otra de las habilidades matemáticas que pueden fomentarse desde el nacimiento.

Desde los primeros meses de vida, puedes ayudar a tu niño estableciendo rutinas para la siesta, las comidas y la hora de dormir. Acompaña estos momentos con frases como: «Es momento de acostarse. Después de tomar tu leche y escuchar una historia, dormiremos».

Ahora bien, cerca de los 12 meses, prueba cantar con tu niño canciones que tengan patrones repetitivos, como «Las llantas del camión». Trata también de incorporar melodías que cuenten con patrones de movimiento que tu hijo pueda imitar, por ejemplo: «Witsi Witsi Araña”.

Cuando tu pequeño tenga aproximadamente 31 meses, podría comenzar a clasificar algunos objetos según su tamaño. Al lavar la ropa, pídele que acomode los calcetines pequeños en un lado y los grandes en otro.

descarga_kineduPowered by Rock Convert

Para fomentar la identificación de patrones en su vida diaria, alrededor de los 3 años invita a tu hijo, por ejemplo, a poner la mesa contigo y enfatiza cómo acomodas las servilletas y los cubiertos.

3. Planea actividades que fomenten su conciencia espacial

La conciencia espacial hace referencia a la capacidad de identificar, describir y comparar el tamaño y la forma de los objetos, reconocer la ubicación de una persona o artículo con respecto a otros individuos u objetos, y entender frases como «arriba de» o «debajo de».

Para empezar a impulsar esta habilidad matemática en tu niño desde su nacimiento, narra cuando lo cambies de posición. Por ejemplo, al levantarlo para cambiarle el pañal, dile: «Arriba, arriba». Al terminar, explica: «Ahora te irás para abajo a jugar».

A los 12 meses quizás tu pequeño comience a tener mejor equilibrio mientras juega estando de pie y cuenta con una mayor destreza para gatear. Aprovecha esto para construir una carrera de obstáculos con almohadas para que juegue. A medida que la explore y cambie de posiciones, describe sus movimientos. Puedes decir frases como: «Ahora estás encima de un cojín» o «Rodeaste el camino».

A partir de los 2 años, puede ser que tu pequeño esté listo para explorar conceptos más complejos como «adentro» y «afuera», así como los diferentes tamaños. Ofrécele un caja de cartón para que la explore por dentro y por fuera. Describe la forma en la que juega. Otra opción divertida es que le proporciones tazones de diferentes tamaños para que los embone unos con otros.

Más adelante, cuando tu niño comience el preescolar, procura invitarlo a ayudarte a lavar la ropa y pídele que te pase algunas de las prendas que estén más lejos y después las que estén más cerca.

4. Enséñale sobre los tipos de medición

Existen muchas formas de ayudar a tu hijo a entender conceptos como: tamaño, altura, peso, capacidad, distancia y tiempo.

Durante su primer año de vida, a tu pequeño le ayudará mucho que coloques sus juguetes a diferentes distancias. Los niños comprenden mejor lo que significa la distancia cuando tienen que moverse para alcanzar algo que llama su atención. Refuerza esta actividad narrando lo que haga tu pequeño.

Alrededor de los 25 meses, ayúdale a integrar medidas básicas en su rutina. Por ejemplo, pídele que te pase el coche «pequeño» o la caja «grande». Otra idea es que al bañarlo juegues con él a llenar con agua un tazón de plástico y luego vaciarlo. No olvides describir sus movimientos.

Por último, cuando tu pequeño tenga aproximadamente 3 años y conforme crezca, muéstrale algunas herramientas de medición que se utilizan en la vida diaria, como las reglas y las tazas. Por ejemplo, cuando cocines, explícale lo que significan las líneas en el vaso medidor y dile: «Necesitamos 3 líneas llenas de agua, ¿me ayudas a contar?». Verás cómo se entusiasmará por ayudarte.

Ahora ya sabes cómo fomentar las habilidades matemáticas para niños en tu pequeño.

¿Te gustaría compartirnos alguna experiencia sobre lo que leíste o preguntarnos algo? ¡Escríbenos en la sección de comentarios!