Es probable que hayas escuchado hablar del porteo, mochilas para bebés o fulares. Si quisieras saber más sobre portear pero no sabes por dónde empezar, no te preocupes, nosotros nos hemos dado a la tarea de recopilar la información más importante sobre el porteo en caso de que te interese intentarlo con tu bebé.

Según la ONG Babywear International, el porteo se refiere a un sistema para cargar a nuestro bebé cerca del pecho con ayuda de un fular o estructura suave, de manera que nos permite sostenerlo de forma segura y cómoda mientras tenemos los brazos libres. Este método para transportar a un bebé es en realidad una practica antigua que ha funcionado durante cientos de generaciones en algunas culturas tradicionales de lugares como México, Perú, Indonesia, etc. Actualmente puedes encontrar con facilidad una amplia variedad de fulares y herramientas de porteo, hay un estilo para cada presupuesto y gusto, y tu porta-bebé puede ser tan funcional como atractivo.

A continuación señalamos varios aspectos positivos sobre el porteo, así como algunas consideraciones acerca de su implementación:

Beneficios

  • Combina los beneficios de cargar a tu bebé con los de mantener tus brazos libres, permitiéndote, por ejemplo, tomar caminatas con tu hijo sin la necesitad de llevar una carriola.
  • La cercanía física puede ayudarte a permanecer en sintonía con tu bebé durante el día, promoviendo la interacción positiva entre ambos.
  • Favorece el contacto piel-con-piel, el cual ayuda a regular la temperatura corporal del bebé, así como a disminuir el estrés tanto en el bebé como en la mamá.
  • Permite que tu hijo esté expuesto a más interacciones sociales, sin tener que abandonar la seguridad de tus brazos.
  • Propicia la lactancia materna.
  • Al dejarte las manos libres puede ayudarte a incluir a tu bebé en tus actividades diarias. También, en los primeros meses de tu pequeño, puede apoyarte mientras te re-incorporas gradualmente a más tareas cotidianas, como ir al supermercado.
  • Promueve sentimientos de bienestar y un apego seguro. Un estudio publicado en la revista Pediatrics encontró que, en comparación con los bebés que descansaban en un porta-bebé estacionario, aquellos que eran porteados 3 horas diarias por alguno de sus padres lloraban 43% menos durante el día.
  • Facilita el cuidado de otros hijos. El porteo puede ser muy útil cuando tienes que atender a hermanos mayores, porque te permite hacerlo sin preocuparte por estresar a tu bebé con cambios bruscos en la atención.

Consideraciones

desarrollo de tu bebe

Al igual que con cualquier otra actividad relacionada con bebés o niños pequeños, al momento de portear es necesario tener en cuenta algunas precauciones:

  • Asegúrate de que la vía aérea de tu bebé se mantenga visible y de que nada la obstruya (ej. acomoda a tu bebé de manera que su carita quede recargada en ti como cuando lo cargas en brazos, y ve que su mentón no quede pegado a su pecho).
  • Elige una porta-bebés que sea ergonómico y que apoye el cuello, espalda y cadera de tu bebé (las opciones más estructuradas como las «mochilas frontales para bebé” pueden ser una buena idea al comenzar).
  • El sentirte segura y cómoda con la posición y herramienta de porteo es muy importante. Debes poder usar tus brazos para apoyarte en cosas mientras te acostumbras a cargar el peso del bebé de esta manera.
  • Revisa que tu fular o porta-bebé se encuentre en las mejores condiciones antes de usarla.
  • Evita usar el porteo en aquellas situaciones donde no sería seguro cargar a tu bebé en brazos, por ejemplo durante viajes en automóvil o en bicicleta.

En caso de que tengas otras dudas más específicas o preocupaciones sobre tu caso particular, te invitamos a que hables con un profesional al respecto.

Si este resumen llamó tu atención y ahora quieres profundizar en el tema del porteo, aquí puedes encontrar algunos recursos adicionales: