Conforme los niños desarrollan sus habilidades para hablar, aprenden a pronunciar los diferentes sonidos de los idiomas que están aprendiendo. Algunos sonidos son más difíciles de articular que otros, y es normal que al principio los pequeños no puedan pronunciar las palabras correctamente.

¡El habla se desarrolla con el tiempo y con mucha práctica! Eso es parte del proceso. Así que, si notas que tu hija tiene dificultades para pronunciar un sonido, probablemente no tengas nada de qué preocuparte. Muchos niños aprenden a articular correctamente todos los sonidos de las palabras para cuando cumplen 8 años (¡tu pequeña aún tiene mucho camino que recorrer!).

A veces es difícil entender lo que dice tu hija si le cuesta trabajo pronunciar ciertos fonemas (los sonidos individuales que forman las palabras). Por lo general, los sonidos más difíciles de dominar son:

desarrollo de tu bebe
  • L
  • S
  • R
  • Ch
  • Sh
  • Th

Por lo mismo, los niños suelen intercambiar los sonidos de las palabras que contienen fonemas que aún no pueden pronunciar. Por ejemplo, tu hija dirá «datón» en vez de «ratón» o «pelute» en lugar de «peluche». Como consecuencia, tú y otros adultos tendrán dificultades para entender lo que está tratado de decir y, por lo mismo, tu hija puede frustrarse. Esfuérzate por descifrar lo que está diciéndote y no la corrijas todo el tiempo, eso solo la frustrará más y hará que se resista a hablar más adelante. Te aconsejamos que modeles el habla correcta siendo un buen ejemplo a seguir: habla lentamente y de forma clara para que tu pequeña aprenda escuchándote.