Aunque parezca que tu bebé está muy cómodo creciendo dentro del útero y nada más, también está desarrollando algunas conductas automáticas y respuestas sensoriales que lo ayudarán a interactuar con el mundo durante los primeros cuatro o cinco meses después de su nacimiento. Estas habilidades se llaman «reflejos del recién nacido» y aunque algunos ocurrirán espontáneamente como parte de su día a día, otros serán respuestas a acciones o estímulos muy concretos.

Según Stanford Children’s Health hay algunos reflejos de recién nacido que se manifiestan incluso dentro del vientre:
• Reflejo de búsqueda: ayuda al bebé a encontrar el seno o la botella de leche inmediatamente después de nacer. Cuando se toca la mejilla del bebé, éste girará la cabeza en la dirección de la caricia, buscará la fuente de alimento y comenzará a succionar.
• Reflejo de succión: esta es la respuesta a cualquier cosa que toque su paladar, por eso los bebés tienen el reflejo de llevarse el pie a la boca y chupar sus dedos.
• Reflejo de prensión: cuando se toca la palma de la mano del bebé, éste responde cerrando los dedos alrededor del dedo del adulto.
• Reflejo de marcha automática: cuando se sostiene a un bebé de pie y sus pies tocan una superficie, éste comenzará a dar pasos como si bailara.

Tu bebé habrá desarrollado estos útiles y necesarios reflejos para la semana 32 de gestación. Tal vez hasta llegues a ver en un ultrasonido que tu bebé se chupa el dedo y esto te provocará una sobrecarga de ternura, pero eso es el tema de otra publicación de este blog…

descarga_kineduPowered by Rock Convert