Los probióticos son microrganismos vivos con componentes muy similares a los de las bacterias buenas que residen en los intestinos. Cuando se consumen, ayudan a mantener un equilibrio apropiado entre los miles de millones de bacterias buenas y malas que hay en el colon. También nos referimos a los probióticos como bacterias buenas porque mantienen el sistema digestivo saludable y evitan que las bacterias malas o nocivas se reproduzcan. Los prebióticos, por otra parte, son componentes alimenticios que no digerimos y que alimentan a los probióticos y a las bacterias buenas para que puedan florecer.

Los probióticos y los prebióticos se pueden consumir naturalmente o a través de suplementos. Generalmente, se considera que son seguros durante el embarazo puesto que su absorción sistémica es muy rara.

¿El consumo de probióticos y prebióticos beneficia al embarazo?

Algunos estudios demuestran que los probióticos ayudan a fortalecer el sistema inmunológico de la madre, mejoran la composición de la microbiota intestinal, alivian algunos malestares gastrointestinales, previene y trata la colitis y hasta la vaginosis bacteriana. Aunque aún debe determinarse qué tipo de probióticos son benéficos para cada persona, es cierto que consumir una cantidad saludable ayuda a proteger la flora intestinal.

Otros estudios sugieren que el consumo de probióticos reduce las probabilidades de que el bebé desarrolle eccemas o problemas gastrointestinales. Tal vez incluso permita que las bacterias vaginales prosperen y, por lo tanto, contribuyan a que el bebé desarrolle un sistema inmune saludable cuando nace. No existe evidencia suficiente para comprobar estas teorías, pero las investigaciones que se están haciendo son prometedoras.

Fuentes naturales de probióticos y prebióticos

Antes de comprar suplementos de probióticos, considera incluir estas fuentes naturales de probióticos y prebióticos en tu dieta. Aquí hay algunas sugerencias:

Probióticos
• Yogur con probióticos
• Kefir
• Chocolate negro (¡qué rico!)
• Miso
• Té de kombucha
• Verduras encurtidas (en escabeche)

Prebióticos
• Plátano
• Espárragos
• Avena
• Soja
• Ajo
• Cebolla
• Alcachofas

En conclusión, incluso si no se sabe a ciencia cierta si los probióticos y los prebióticos benefician al bebé, estos te ayudan a mantener un sistema digestivo saludable. Tomar estos suplementos no te hará daño, solo consúltalo primero con tu doctor.

Desarrollo del bebe en embarazo