Lo que hay que saber sobre el desarrollo emocional

Cuando pensamos en el desarrollo infantil solemos imaginar bebés o niños aprendiendo a caminar, hablar o contar. Hacemos todo lo posible por ayudar a nuestro hijo o hija a adquirir estas habilidades y a que esté listo o lista para enfrentar los retos del futuro. Pero ¿qué hay de aprender a identificar y expresar las emociones? ¿No son también habilidades muy importantes? ¡Por supuesto que sí! De hecho, las habilidades sociales que los niños aprenden durante los primeros cinco años están directamente relacionadas con su bienestar emocional y su capacidad para adaptarse en la escuela. Además, son necesarias para establecer relaciones personales exitosas y duraderas a lo largo de la vida. Por eso, por muy importantes que sean el desarrollo físico, lingüístico y cognitivo, el desarrollo socioemocional es igual de relevante.

¿Pero qué implica el desarrollo emocional? Tener la capacidad de…

  • Identificar nuestras emociones
  • Identificar las emociones de los demás
  • Entender nuestras emociones y las de los demás
  • Manejar emociones fuertes
  • Expresar emociones fuertes de forma constructiva
  • Regular nuestra conducta
  • Sentir empatía por los demás
  • Establecer y mantener relaciones personales

Seguramente, como adultos, seguimos trabajando en algunas de estas habilidades, ¡pero lo hemos estado haciendo desde que nacimos! Investigaciones han demostrado que el desarrollo emocional comienza desde muy temprana edad y que es indispensable para el desarrollo de la arquitectura cerebral, algo que repercute de forma significativa durante toda nuestra vida.

Las emociones son reacciones biológicas y se presentan en múltiples regiones del sistema nervioso central. Con cada experiencia de vida y la influencia de nuestro ambiente, estas conexiones se expanden y nos permiten desarrollar una conducta emocional más madura. ¿Cómo se da esto en cada etapa del desarrollo?

Recién nacidos

Cuando los recién nacidos e infantes interactúan con sus padres o cuidadores, esas experiencias emocionales generan interconexiones en los circuitos cerebrales. Por ejemplo, cuando los alimentan, reconfortan o cargan en brazos. Durante esta etapa temprana, los bebés no son capaces de regular sus emociones y sus reacciones. Por lo tanto, un cuidador atento y sensible a sus necesidades se asociará con emociones positivas.

Niños pequeños

En esta etapa las emociones son más complejas. Una de las tareas más demandantes para los niños pequeños es aprender a manejar sus emociones. Poco a poco aprenden a interpretar sus propias experiencias y a comprender los que otros pueden estar sintiendo o pensando. Para entender mejor las emociones se basan en experiencias previas.

Niños

Como todo se basa en habilidades previamente aprendidas y a la estructura cerebral, cuando los niños están por acabar preescolar ya son capaces de anticipar, hablar sobre y ser conscientes de sus emociones y de las de los demás, lo cual les permite lidiar con interacciones sociales cotidianas de una forma adecuada. A esta edad, ya experimentan emociones mucho más complejas como la vergüenza, el orgullo o la culpa. Además, pueden comunicarse mejor verbalmente y son capaces de expresar cómo se sienten y de pedir ayuda con palabras.

 

Si te interesa leer más sobre el tema, ¡visita esta página!

https://46y5eh11fhgw3ve3ytpwxt9r-wpengine.netdna-ssl.com/wp-content/uploads/2004/04/Childrens-Emotional-Development-Is-Built-into-the-Architecture-of-Their-Brains.pdf

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>