Muchos de nosotros sabemos que gastar bien el dinero y administrar nuestros ahorros es una habilidad indispensable para la vida, y esto se vuelve aún más cierto cuando uno se convierte en papá o mamá. Entendemos que a veces es difícil administrarse correctamente y que, por lo tanto, te gustaría criar a tus hijos para que se conviertan en adultos con buenos hábitos financieros. Pero ¿los niños de preescolar están listos para aprender a manejar pequeñas cantidades de dinero? ¿Qué beneficios tiene eso? ¿Cuál es la mejor manera de enseñarle a un niño pequeño sobre finanzas?

Psicólogos sociales y del desarrollo establecen que la primera experiencia intuitiva que tiene un niño sobre el tema del dinero está definida por el modo en que se maneja en la familia. También, muchas veces, su primer encuentro con dinero personal se da a través de una mesada que se les da de manera periódica, usualmente para recompensar su buena conducta.

Además de servir como un sistema de recompensas por ayudar en casa, hacer que el niño se responsabilice de cómo gasta su dinero tiene muchos beneficios. Recibir una mesada influencia la cultura de gasto en los niños en edad escolar. Por ejemplo, en 1991 investigadores de la Universidad de Toronto estudiaron a niños que recibían 4 dólares, ya fuera en efectivo o como crédito, y a niños que no recibían mesada. Los niños que no recibían dinero en casa terminaban gastando más cuando se les daba una tarjeta de crédito que cuando se les daba efectivo, mientras que los niños que habían crecido manejando su propio dinero gastaban lo mismo ya fuera con tarjeta de crédito o dinero en efectivo. Este efecto se mantiene a pesar de la edad de los niños, es decir, un niño de 6 años que ha manejado su mesada tiene una conducta mucho más sofisticada hacia el dinero que un niño de 10 que nunca ha recibido dinero en casa.

desarrollo de tu bebe

Los cuatro años son una buena edad para comenzar a enseñarle a tu hijo cómo manejar sus finanzas. Aquí hay algunos consejos e ideas de cómo hacer que la mesada de tu pequeño fomente el entendimiento de causa-efecto, la paciencia, el trabajo duro, la generosidad y la planeación a futuro:

  • Divide el dinero en «ahorrar», «compartir» y «gastar» usando 3 alcancías o botes de dinero diferentes. Enséñale a tu hijo cómo dividir su dinero equitativamente en los tres botes y para qué sirve el dinero de cada uno. Por ejemplo, el dinero ahorrado servirá para comprar un juguete pequeño, el dinero para compartir puede ser donado a alguna cause que le guste o para ayudar a un amigo o hermano que también esté ahorrando, mientras que el dinero para gastar puede usarse inmediatamente para comprar calcomanías.
  • Ayúdale a tu hijo a establecer una meta, como comprar un juguete. Escojan algo que no sea muy caro o se desesperará después de ahorrar un mes. Es normal que un niño de preescolar no tenga mucha tolerancia a la frustración, así que ayúdale a aprender a ser paciente estableciendo una meta razonable a corto plazo.
  • Cuando se cumpla esa meta, reflexionen sobre los pasos que tuvieron que seguir y celebra su paciencia y la importancia del trabajo y la espera.

Como valor adicional, ¡enseñarle a tu hijo sobre el dinero tiene muchos beneficios para su desarrollo! Ayuda a su desarrollo cognitivo y ejercita su razonamiento abstracto, su pensamiento conceptual, sus habilidades para resolver problemas, además de fomentar los aspectos socioemocionales de experimentar y tolerar la demora de la gratificación, el compartir con los demás, etc.

Si te gusta este tema y quieres aprender más sobre las habilidades matemáticas de tu pequeño, visita estos enlaces: