Investigaciones han descubierto aún más pruebas sobre el proceso de aprendizaje de idiomas en los bebés. Hay más evidencia sobre el aprendizaje prenatal de la que se tenía anteriormente. Un estudio examinó a los bebés adoptados inmediatamente después del nacimiento y que crecieron escuchando un lenguaje diferente del que habían escuchado en el vientre. Los investigadores pudieron ver que lo que escuchan los bebés antes y después del nacimiento afecta la forma en la que perciben los sonidos. Entonces, ¿dónde nace el lenguaje?

Los investigadores saben desde hace tiempo que los recién nacidos prefieren escuchar voces que hablan el mismo idioma que escucharon en el vientre, dice Ann Cutler, psicóloga y profesora del Marcs Institute. Los recién nacidos inclusive pueden reconocer la misma voz que escucharon en el vientre durante el tercer trimestre, especialmente los sonidos de su madre, y prefieren voces similares antes que la voz de algún extraño. También muestran preferencia por idiomas con ritmos similares al materno, en lugar de idiomas con ritmos distintos. Los recién nacidos indicaron esta preferencia succionando más tiempo el chupón que les permitía escuchar una voz conocida del mismo idioma vs. otra no conocida o de otro idioma.

El Dr. Cutler menciona que anteriormente los investigadores pensaban que los bebés no aprendían unidades idiomáticas (las unidades más pequeñas de sonidos que componen las palabras y los idiomas) hasta los seis meses de vida. Sin embargo, las nuevas investigaciones incluyen estudios recientes que desafían esta noción.

En 2010, la Dra. Patricia Kuhl dio una platica en Ted sobre este tema. Ella hizo experimentos con niños muy pequeños que fueron capaces de distinguir los diferentes sonidos utilizados en todos los idiomas del mundo. Sin embargo, durante la segunda mitad del primer año, los bebés se acostumbraron a sus propios idiomas y perdieron la capacidad de distinguir los sonidos que no estaban escuchando con regularidad. Sin embargo, en un último estudio, los estudiantes de doctorado del Instituto Max Planck de Psicolingüística en Holanda investigaron a adultos de habla holandesa, algunos de los cuales habían sido adoptados de Corea, pero que ninguno de ellos hablaba coreano. Los investigadores descubrieron que las personas nacidas en Corea y adoptadas como bebés o niños pequeños por las familias holandesas fueron capaces de aprender a hacer mejor los sonidos coreanos que los controles de habla holandesa que habían nacido en familias holandesas. Algunos de estos bebés fueron adoptados a los 6 meses de edad y este efecto todavía era evidente. Por lo tanto, el lenguaje oído antes del nacimiento en los primeros meses de vida había afectado la percepción y producción del sonido del bebé, a pesar de que el cambio del ambiente lingüístico ocurrió antes de que los niños comenzaran a hacer sonidos ellos mismos.

«La capacidad de generalizar y extraer conclusiones abstractas de la información que nos rodea es la cualidad más importante de la mente humana», menciona el Dr. Cutler. «Esto es lo que nos hace humanos». Podemos ayudar al desarrollo del cerebro infantil de forma natural con los ritmos familiares de las interacciones entre padres e hijos: hablando, cantando y leyendo en voz alta.

descarga_kineduPowered by Rock Convert

Entonces, ¿cuál es el mensaje para todos los padres? No se obsesionen con la preparación de sus hijos para aprender el idioma, solo hagan estas cosas que son realmente fáciles y naturales. Hablen con su bebé; él está aprendiendo conocimientos útiles sobre el lenguaje antes de empezar a hablar.

 

Source: Language Lessons Start in the Womb