El estreptococo del grupo B (GBS) es una bacteria que se encuentra en el tubo digestivo del 10 al 30% de las personas sin causar daño alguno. Sin embargo, esta bacteria puede ser maligna y peligrosa para tu bebé si se llega a transmitir durante el parto, o los primeros días de nacido. El GBS puede causar infección en la sangre, los pulmones, o el cerebro. Por suerte, la detección temprana y el tratamiento adecuado previo al parto puede prevenir el contagio del GBS en tu bebé.

Desarrollo del bebe en embarazo

El estudio del GBS se realiza unas semanas antes del parto, y en caso de resultar positivo se administra un tratamiento de antibiótico, o se dan sugerencias para evitar el posible contagio de dicha bacteria y prevenir infecciones como la meningitis o la septicemia en los bebés recién nacidos. Según un estudio publicado por la Sociedad Americana de Microbiología, esta bacteria es maligna para los bebés puesto a que puede mutarse despues de ser transmitida por la mamá y disminuir la respuesta inmune del bebé.

Es muy importante realizarte el estudio del GBS durante las últimas semanas del embarazo para saber si eres portadora de la bacteria GBS. Recuerda, la detección temprana es la mejor forma de prevenir riesgos y de cuidar el sano desarrollo de tu bebé. ¡No olvides realizarte el estudio para la detección del GBS semanas antes de que nazca tu bebé!