En la primera y segunda parte de este artículo, hablamos sobre algunos de los primeros indicadores que tu pequeño alcanzará en su camino para desarrollar la habilidad de ponerse de pie. Ahora, continuaremos con aquellos que adquirirá más adelante. Probablemente notes que aparecerán cuando tu hijo tenga entre 12 y 14 meses y ¡algunos podrían acompañarse sus primeros pasos!

Pasa de estar de pie a ponerse de cuclillas

¡Esto significa que tu pequeño ha desarrollado muchísimo su equilibrio! Hace tiempo que lo trabajando y no ha sido tarea fácil.

A esta edad, el centro de gravedad de tu hijo se localiza en un lugar diferente al nuestro. ¿Por qué? Todo tiene que ver con su cabeza; esta representa un mayor porcentaje del peso corporal si se le compara con la de un adulto. Él necesita tener músculos fuertes para mantener el cuello recto y mantener la cabeza centrada. ¡Todo el tiempo que pasó boca abajo sembró sus frutos!

Esto se relaciona con la emblemática posición de cuclillas que los niños adoptan. Probablemente has presenciado cuando tu hijo está de pie y ve algo interesante en el suelo que llama su atención y despierta su curiosidad. Él tratará de alcanzar el objeto y levantarlo del suelo. Para hacerlo, doblará sus rodillas por completo y se pondrá en una posición de cuclillas que sería imposible de reproducir para un adulto.

Este es otro paso hacia la adquisición de independencia, porque ahora podrá tomar juguetes y objetos por su cuenta. No necesitas realmente enseñarle a hacer esto, esta habilidad aparecerá de forma natural cuando tu hijo vea el suelo cubierto de diferentes cosas. No te preocupes, estará practicando esto hasta ser capaz de hacer todo él solo.

Cuando tenga alrededor de 14 meses, probablemente ya pueda hacer el movimiento a la inversa; ahora pasará de estar de cuclillas a ponerse de pie. ¡Esto requiere de mucha más fuerza! Pero antes de eso, tal vez solo se siente después de agacharse.

Mantiene el equilibrio mientras está de pie y juega con un objeto

Ya hemos hablado sobre la importancia de sostener objetos cuando los niños están de pie o caminan y cómo esto les ayuda a mantener el equilibrio. En este nuevo hito, tu hijo no solo sostendrá algo, ¡sino que jugará con él! Parecerá un cambio insignificante, pero se necesita muchísimo más equilibrio para concentrarse en jugar al tiempo que se mantiene la posición.

Powered by Rock Convert

Después de que logre levantarse, el siguiente paso es mantener el equilibrio mientras está de pie. Al principio, su posición parecerá tambaleante y te pondrá un poco nerviosa. Pero no te preocupes, de hecho, tiene más control del que aparenta, y es ahí donde sostener objetos se vuelve muy útil. Ya hemos hablado de esto en otro artículo.

¡Cuidado, no le quites el juguete de las manos! Te parecerá lógico que si tu hijo camina torpemente cuando sostiene algo, es por culpa de ese objeto. ¡Resulta que es todo lo contrario! Si no tiene nada entre las manos, probablemente se vuelva aún más inestable. Esto demuestra que, aunque siga desarrollándose, tu pequeño controla más la posición de pie de lo que crees.

Un estudio observó a 13 niños y analizó el tiempo que pasaban de pie, sus movimientos y estabilidad. Una de las variables observadas fue el sostener un objeto y los investigadores pudieron concluir que los niños tenían un mejor equilibrio cuando sostenían algo entre las manos. Esta habilidad para hacer varias cosas a la vez, cuando el balance apenas se está desarrollando, los impresionó.

Mantiene el equilibrio sin ayuda al estar de pie

¡Por fin! Ahora tu hijo es capaz de ponerse de pie por sí mismo y mantener esa posición. Para lograrlo, tu pequeño necesita de suficiente fuerza muscular en piernas, cadera, cabeza y abdomen para mantener el equilibrio. Estos músculos se fueron fortaleciendo mientras estuvo alcanzando hitos anteriores. No todos ellos estaban relacionados con el ponerse de pie, pero tenían que ver con el control de cabeza, voltearse, sentarse, levantarse, etc.

Puedes ayudar a tu hijo a alcanzar este indicador animándolo a interactuar con otros bebés que ya están poniéndose de pie y dejando que juegue libremente en el suelo. ¡Entre más ejercicio haga, más pronto tendrá la fuerza suficiente para lograr ponerse de pie por sí mismo!

Celebra cuando lo logre para que el cambio no lo asuste. Si relaciona el ponerse de pie con los aplausos y la emoción, se sentirá motivado para seguir intentándolo. Pararse es un precursor importante de la acción de caminar, así que quédate cerca de tu pequeño y disfruten de estos hermosos momentos juntos.

Más información sobre ponerse de pie:
La complicada acción de ponerse de pie PARTE 1
La complicada acción de ponerse de pie PARTE 2
Adelante: La acción de cargar objetos espontáneamente al gatear y caminar en niños de 13 meses (inglés)