¡Cada avance de tu hijo es razón para celebrar! Así como te alegraste cuando logró sostener su cabeza, sentarse sin ayuda, dar sus primeros pasos o decir sus primeras palabras, también te sorprenderás y querrás celebrar cuando sea capaz de patear una pelota y quizá hasta meter un gol.

A los dos años un niño ya es capaz de patear una pelota. Aunque parezca una acción que no requiere de tanto esfuerzo, en realidad patear es una de las destrezas básicas que los pequeños van dominando al crecer y uno de los hitos importantes del desarrollo físico y motriz. Para lograrlo, tu hijo tuvo que haber pasado por pequeños avances que le permitieron tener ese control sobre su cuerpo. En este artículo te hablaremos un poco de cómo se desarrolla esta habilidad.

Todo comienza cuando tu pequeño es un bebé. Aunque aún no camine ni se ponga de pie solo, sus piernas ya han empezado a fortalecerse. A los 2 meses, pateará acostado pero será solamente un movimiento reflejo. Después, entre los 3 y los 4 meses, lo verás patear de manera intencionada juguetes u objetos que se encuentren cerca de sus pies. Además, veras que su fuerza irá incrementando cuando, al sostenerlo para que se pare, rebote de arriba a abajo.

Al pasar los meses, sus piernas y demás músculos seguirán fortaleciéndose. Tu bebé será capaz de ponerse de pie, dar sus primeros pasos y, antes de lo que piensas, ¡estará caminando sin ayuda! Al inicio, sus pasos pueden parecer descoordinados, pero poco a poco irá perfeccionando la técnica y dará pasos más seguros.

Una vez que domine la habilidad de caminar, podrá aprender a patear una pelota. Esto sucede alrededor de los 14 y 15 meses de edad. Cuando llegue este momento, puedes jugar con tu hijo poniéndole una pelota cerca de los pies para que practique patearla. ¡Será un juego muy emocionante! Al inicio, es posible que necesite que lo sostengas de las manos para evitar una caída. Al pasar las semanas, junto con la práctica, verás que ya lo podrá hacer solo.

Powered by Rock Convert

Meses después, alrededor de los 18 meses, mejorará su habilidad para patear. Ahora, será capaz de correr hacia una pelota y patearla. Esta actividad se volverá muy divertida y puedes aprovecharla para jugar en familia o con amigos. Coloca la pelota en el suelo y pídele a tu hijo que corra hacia ella y la patee, como tirando un penalti. Al pasar los 2 años, aproximadamente a los 26 meses, podrá patear una pelota en movimiento y podrá participar en un juego más activo.

Aunque ya domine esta habilidad, ¡seguirá perfeccionándola aún más! Pronto tu hijo será capaz de patear una pelota y dirigirla a donde él desee. Verás que, si hay objetos cerca de él, podrá tirarlos dirigiendo la pelota hacia allí sin importar si se encuentran a su derecha, a su izquierda o enfrente de él. Esto suele suceder alrededor de los 2 años y medio, y aunque sigue siendo pequeño, si le gusta mucho, ya podrá participar en un partido de futbol con sus compañeros. Si prefieres otro tipo de actividades, pueden practicar patear globos o jugar a los bolos y tirar objetos con la pelota al patearla. El desarrollo, además de ser un proceso gradual, será algo emocionante. Además de patear, otras de las destrezas que tu hijo practicará al usar pelotas serán correr, saltar, atrapar y lanzar.

Recuerda que cada niño se desarrolla a su propio ritmo y que no importa si tu pequeño logra patear una pelota un poco antes o después de lo que mencionamos. Lo importante es que alcance este hito y que estés ahí para animarlo y festejar sus logros.

Para leer información relacionada, consultar:

¿Qué tan activo es su bebé?
Movimiento y coordinación
De destrezas motoras a destrezas deportivas