Cada día trae nuevos aprendizajes para tu hija. Ya hemos hablado sobre el desarrollo del lenguaje y sobre varios hitos del desarrollo lingüístico que puedes volver a revisar en nuestro blog. Sin embargo, hoy nos enfocaremos en una parte muy importante del lenguaje: la gramática.

La gramática es un conjunto de reglas que nos permite unir palabras e ideas en frases que cualquier puede entender. Tu pequeña comienza a desarrollar esta serie de reglas desde muy joven, y, por lo tanto, la gramática es una herramienta que usa cada vez que quiere expresar una idea.

¿Cómo se desarrolla la gramática?

Los niños la van adquiriendo cuando están expuestos al lenguaje. Por eso es tan importante que le des a tu hija oportunidades de aprendizaje y modeles un uso variado y complejo de tu idioma para que ella lo pueda usar más adelante.

descarga_kineduPowered by Rock Convert

Entre los 25 y 30 meses, tu pequeña tal vez comience a usar frases de más de una palabra y haga uso de los posesivos. Por ejemplo, “Papá, gusta” o “Mamá, salir”; frases en las que ya podemos notar un cierto grado de complejidad. También, tal vez comience a usar sufijos, cambiando el verbo “saltar” por “salté”. Durante esta etapa, puedes ayudarle a mejorar su uso gramatical con estas técnicas:

  • Cuando trate de decir una palabra, pero no la pronuncie correctamente, repite la palabra de forma clara o usa preguntas como “¿Qué dijiste?”. De acuerdo a un estudio sobre técnicas indirectas para corregir la gramática, esta estrategia ayuda a los niños a utilizar la pronunciación correcta. ¡A tu hija tal vez le tome varios intentos o tal vez lo logre a la primera!
  • Interésate en lo que quiere expresar y respóndele modelando frases más complejas. Diga lo que diga, trata de elaborar sobre esa idea. Por ejemplo, si dice “Papá, aquí”, tu puedes responder “Sí, papá acaba de llegar del supermercado”.
  • Lean un libro. La hora del cuento es una excelente oportunidad para que tu niña escuche y absorba el uso correcto de la gramática. Léele a un buen ritmo, con el volumen y pronunciación adecuadas para que ella lo interiorice mejor.

El conjunto de reglas gramaticales de tu hija seguirá aumentando durante las siguientes etapas. Cuando tenga entre 31 y 36 meses, tal vez comience a usar plurales, verbos en pasado o construya oraciones más largas. Tal vez incluso pueda responder preguntas o te explique sus dibujos o sus experiencias; aunque habrá ocasiones en las que solo tú serás capaz de entender lo que dice. Este es el momento perfecto para seguir trabajando su gramática. Para hacerlo más divertido, intenta estas actividades:

  • Juego narrativo: Cuando jueguen juntas describe lo que estás haciendo. Háganlo por turnos. Comienza tú y modela cómo describir la acción que estás realizando durante el juego y luego deja que tu hija hable. ¡Te divertirás escuchando sus ideas creativas!
  • Hazle preguntas: Cada vez que puedas, hazle preguntas abiertas. Pregúntale qué es lo que más le gusta, cuál es su comida favorita, su color favorito o cualquier cosa que se te ocurra. De ser necesario, corrige su gramática indirectamente.
  • Pregúntale por el número, tamaño y forma de las cosas que te señala.
  • Cuenten historias: ¡La hora de lectura ha evolucionado! Dale un libro, muéstrale los dibujos y pídele que te cuente una historia usando esas imágenes. Tu hija seguramente utilizará oraciones simples, las cuales, en caso de que estén incorrectas, te permitirán modelar la forma correcta de hablar. SI le das la oportunidad de repetir el cuento varias veces, tal vez la escuches decir lo que acabas de enseñarle.
  • Juego imaginativo: En nuestro blog ya hemos mencionado los beneficios del juego imaginativo (https://blog-es.kinedu.com/los-beneficios-del-juego-imaginativo-en-el-desarrollo-de-los-ninos/). Este tipo de juego te da otra oportunidad para modelar el lenguaje o para que tu hija imite lo que dices. Tal vez le ayude a recordar las palabras y frases que ha escuchado antes.
  • Describir: Enséñale cómo describir un sustantivo. Puedes comenzar con objetos simples, como una taza o una silla, y luego escoger sustantivos que sean más divertidos de describir. Por ejemplo, un juguete, un amigo o un abuelo.
  • Construcción de oraciones: Dale a tu pequeña algunas palabras para que las acomode y forme frases simples. Puedes usar dibujos para representar las palabras o hacerlo de forma oral.

El lenguaje es una habilidad hermosa que le servirá a tu hija toda su vida. Te encantará ayudarle a perfeccionar su uso. ¡Que se diviertan!

Leer más sobre el tema: Técnicas indirectas (en inglés)