Al dolor fuerte en la pelvis se le conoce como disfunción de la sínfisis púbica (DSP). Ésta afecta a una de cada 5 mujeres embarazadas. Como preparación al parto, tu cuerpo produce una hormona que ablanda la red de ligamentos que refuerzan la articulación de la pelvis llamada sínfisis púbica. Esto ocasiona que los ligamentos se muevan más, o que un lado se mueva más que otro, ocasionando dolor en dicha zona.

Puedes utilizar una faja para aliviar el dolor o realizar algunos ejercicios para fortalecer la zona pélvica. Según la entrenadora Wendy Powell, los ejercicios de Kegel fortalecen los músculos y equilibran los huesos de la pelvis, ayudando así a disminuir el movimiento de los ligamentos y el dolor al caminar.

descarga_kineduPowered by Rock Convert

El dolor de la pelvis puede persistir después del parto. Algunas mujeres lo sienten desde el comienzo del segundo trimestre, y otras a mitad del embarazo, o antes del parto. Si ya has tenido estos dolores en embarazos anteriores, se recomienda que empieces los ejercicios Kegel desde comienzos del primer trimestre. Aunque el ejercicio es bueno durante el embarazo, hay que evitar algunos ejercicios que pudieran empeorar el dolor en la pelvis. Por ejemplo, no debes realizar ejercicios con pesas o levantar cosas pesadas.

Recuerda, ¡fortalecer la zona pélvica es una muy buena forma de aliviar o disminuir el dolor de la pelvis!