Un saludo especial para todos los papás que están marcando la diferencia en la vida de sus hijos.

Un padre tiene un rol importantísimo en la vida de sus hijos. Es un modelo a seguir, un hombro en el cual llorar, un oído listo para escuchar y el compañero perfecto para jugar a la pelota. Desde el momento en que supo que su hija vendría al mundo, se ha esforzado por volverse mejor y cuidar de su prioridad número uno: su familia.

Ahora que celebramos el día del padre, queremos compartirles 5 razones por las cuáles estamos agradecidos con todos los papás del mundo:

1. Gracias, papá, por ser mi apoyo emocional: Por darme un sentido de seguridad, tanto física como emocional, desde el día en que nací. Gracias por promover mi fuerza interior y mi capacidad explicándome las reglas de la vida. Gracias por animarme desde el día uno. Tu apoyo incondicional me llevó a tratar de alcanzar ese juguete, a dar mis primeros pasos, a bajar las escaleras y continuará animándome para que pueda superar los retos que traerá el futuro. Gracias por todo tu amor y cariño; tus besos, abrazos y palabras estimulan mi desarrollo social. Promueves mi bienestar y confianza en mí misma.

2. Gracias, papá, por siempre cuidarme: Por leer todos esos libros y por investigar todo tipo de información desde que estaba en el vientre de mamá. Gracias por cambiarme el pañal, por instalar el portabebés en el auto cuando salimos a pasear y por consolarme cuando me despierto llorando por las noches. Gracias por cuidarme cada vez que salgo a explorar el mundo; aún siento tu mano en mi espalda. Tengo recuerdos increíbles gracias a ti.

3. Gracias, papá, por ser mi compañero de equipo: Por venir a la casa de muñecas a tomar el té, por disfrazarte conmigo, por ser mi cliente cuando quise jugar al supermercado o por ser mi paciente cuando quise jugar al doctor. Gracias a ti sé que puedo llegar a ser quien yo quiera. Gracias por enseñarme cómo funcionan las cosas y cómo hacerlas funcionar por mí misma. Cuando juegas conmigo, aprendo cómo jugar con los demás, cómo resolver problemas y cómo expresar lo que pienso.

4. Gracias, papá, por dejar el estándar muy alto: Por mostrarme lo que significa ser una persona saludable y cooperativa. Desde que nací, he aprendido de ti cómo ser fiel a mí misma, cómo perseguir metas ambiciosas, cómo luchar por mis sueños y cómo ser humilde frente a los demás. Me has enseñado cómo influir y tratar a las personas con respeto y amabilidad. Ahora ya sé qué buscar en mis futuras amistades y relaciones.

5. Por último, papá, quiero agradecerte por siempre ser mi papá: Por siempre celebrar mis esperanzas, sueños y victorias, y por guiarme para superar los reveses de la vida. Me siento lista para disfrutar de todas las alegrías y superar todos los retos que me traiga la vida sabiendo que siempre estarás a mi lado.

Hoy quiero celebrar que estás conmigo y de que tengo la suerte de que seas mi papá.

¡Gracias y feliz día del padre!