La exposición prenatal a la radiación, los metales pesados, los plásticos y pesticidas pueden causar defectos de nacimiento o afectar el desarrollo físico y mental de un bebé. Tomar ciertas precauciones y cuidarte de dichos riesgos es importante durante el embarazo. Sin embargo, no se puede evitar todo por completo. La exposición a una dosis muy pequeña probablemente no hará ningún daño a tu bebé, por lo que no hay necesidad de alarmarse. Lo importante es estar informada y tomar precaución para cuidar el sano desarrollo de tu bebé.

Después del desastre nuclear de Chernobyl en 1986, la radiación afectó el DNA de varias personas y aumentaron los casos de síndrome de Down y leucemia en Alemania y Suecia. También, estudios han encontrado que la exposición a la radiación puede afectar el desarrollo neurológico del bebé, especialmente en el primer y segundo trimestre. También, puede causar problemas en la retina, los huesos, el crecimiento, entre otros.

Desarrollo del bebe en embarazo

Además, los metales pesados como el mercurio y el plomo también pueden ser tóxicos y causar retraso en el crecimiento o problemas neurológicos. El mercurio se encuentra en ciertos pescados y animales del mar y cruza la placenta al ser ingerido por la madre. Por eso es muy importante cuidar la alimentación durante el embarazo y evitar los pescados que tienen una alta dosis de mercurio. El plomo se encuentra en diversos objetos como en pigmentos, cables, o hasta en juguetes.

También, los plásticos pueden afectar los pulmones, riñones, testículos y el hígado de tu bebé. Los más peligrosos y que pudieran ser carcinógenos son: el #3 (PVC) que suele utilizarse para suavizar el plástico, el #6 (PS) que suele utilizarse en bandejas, cubiertas o como aislante en otros productos de construcción, y el #7 (BPA) que suele utilizarse en botellas de bebé y botellas deportivas.

Por último, los pesticidas y herbicidas también pueden alterar el desarrollo del bebé. Cada año más de 2000 químicos se introducen sin ser probados en laboratorio. Se piensa que varios de éstos alteran el desarrollo de varias especies, incluyendo la nuestra. Si estás embarazada, es mejor mantenerte alejada de campos donde rocían pesticidas.