Alrededor de los 29 meses, tu pequeño alcanzará un hito muy interesante: entender que algunas cosas le pertenecen y otras no. Esto le ayudará muchísimo en su desarrollo social y afectivo, y le permitirá interactuar y entender mejor nuestro mundo social. Este hito requiere de muchas habilidades cognitivas y de razonamiento porque tu hijo comenzará a comprender el concepto de propiedad. ¡Es increíble cómo los niños hacen juicios de este tipo a tan temprana edad! La noción de propiedad no es algo que puedan ver, es un concepto abstracto definido por señales sociales y normas. Así que ¿tu hijo realmente comprende el concepto de propiedad o solo se enoja si le quitan uno de sus juguetes?

Cuando los niños se acercan a los dos años, tal vez notes que las peleas por juguetes se vuelven más frecuentes. Incluso desde los 18 meses, los intentos por tomar un juguete o quedarse con él son muy comunes. Sin embargo, algunos estudios revelaron que, a esta edad, cuando el “dueño” original del juguete trataba de recuperarlo, el niño que lo había tomado protestaba con igual energía. Esto comienza a cambiar a partir de los dos años: los niños protestaban mucho más cuando les quitaban un juguete que habían tomado primero, que cuando no eran los primeros en haberlo reclamado. Además, comenzaban a identificar a los dueños de ciertos objetos, por ejemplo “los lentes de papá”.

¿Cómo es que los niños comprenden el concepto de propiedad?

¡Seguro te sorprenderá el nivel de razonamiento que se necesita para asignarle un dueño a las cosas! Los pequeños necesitan realizar varios juicios, que incluyen si alguien es el dueño o no de algo, quién es dueño de qué, por qué, y qué derechos de propiedad tienen sobre los objetos de otras personas. Los niños usan diferentes tipos de conocimientos para decidir todo esto. Por ejemplo:

desarrollo de tu bebe
  • Testimonio verbal: Alrededor de los dos años, los niños pueden asignarle un dueño a algo si la persona lo reclama verbalmente. Por ejemplo, si dices “este sombrero es mío”.
  • Estereotipos de género y edad: Alrededor de los tres años, los pequeños probablemente hagan otros juicios de propiedad basándose en lo que saben que suelen poseer las niñas, los niños, los pequeños o los adultos. Es decir, seguro dirán que una computadora le pertenece a un adulto y una muñeca a un niño.
  • El que toma las decisiones: Un poco más adelante, entre los 3 y 4 años, los niños razonan que un objeto le pertenece a la persona que decide si los demás lo pueden usar. Por lo tanto, entienden que existe un derecho de propiedad.
  • Primer dueño: En preescolar, la mayoría de los pequeños razona que alguien es dueño de un objeto porque lo tenía primero o porque es la primera persona que saben que poseyó algo. Por ejemplo, si le preguntas a un niño de 4 o 5 años por qué su amigo es dueño de una piedra, seguro te explicará que porque él la encontró; o si ve a una niña jugar con una pelota y luego ve a otro niño usar el mismo juguete, asumirá que la pelota es de la niña porque ella la tenía primero.
  • Transferencia: Otra forma de poseer algo es haciendo una transacción (un objeto es transferido de una persona a otra). Alrededor de los 3 años, los niños comprenden que la propiedad se transfiere cuando alguien regala algo (solo si el contexto del regalo es muy evidente). Más tarde, alrededor de los 4 años, entenderán la diferencia entre una transferencia legítima y una ilegítima. Es decir, sabrán que uno es dueño de algo cuando se lo regalan, pero no cuando lo roba. Luego, entre los 4 y 5 años, los niños empiezan a comprender el concepto de compra y de cómo eso la da derecho de propiedad a una persona.

Entonces ¿por qué este hito es tan importante o útil para tu hijo?

Entender la idea de propiedad y saber lo que es suyo o no es una parte crucial del desarrollo socio afectivo y le permitirá tener una conducta social más apropiada. También, la propiedad determina una buena parte de las preferencias de los niños y de qué tan memorables son las cosas para ellos. Tu pequeño recordará mejor o preferirá un coche de juguete que le pertenece, sobre cualquier otro cochecito que haya en la escuela o en casa de alguien más.

Además, ¡entender que ellos son dueños de ciertas cosas puede ayudar a los niños a estar más dispuestos a compartir! Si un pequeño sabe que algo le pertenece, entonces sabe que tiene el derecho de ofrecérselo a alguien más. Saber que la posesión no es lo mismo que la propiedad facilitará la acción de compartir. Los niños entenderán que la transferencia física y el préstamo temporal de un objeto no niega su derecho de propiedad. La próxima vez que tu hijo diga “¡Es mío!”, pregúntale por qué y ¡ve qué explicación te da!

Si quieres aprender más sobre el tema, revisa estos estudios: