Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) se contraen a través de una bacteria o virus que se contagia al tener sexo anal, oral o genital con una persona infectada. Algunas enfermedades como la hepatitis B, también se pueden contraer a través de agujas, navajas o contacto con la sangre de personas infectadas.

Durante el embarazo, es especialmente importante cuidarte de las enfermedades de transmisión sexual, ya que algunas de éstas pueden cruzar la placenta e infectar al bebé. Además, las ETS son peligrosas porque aumentan el riesgo de que el bebé nazca prematuro, de que suceda un aborto espontaneo, o de padecer una infección urinaria.

Te dejo una lista de algunas de las enfermedades de transmisión sexual más comunes:

Desarrollo del bebe en embarazo

• Clamidia
• Hepatitis B
• Herpes
• Sífilis
• Gonorrea
• VPH
• VIH/SIDA

Algunas enfermedades de transmisión sexual no presentan síntomas desde el principio. Por lo tanto, si hay duda de un posible contagio en el pasado, es mejor consultar con el médico lo antes posible.

¿Cómo evitar una enfermedad de transmisión sexual?

Es difícil evitar contraer una ETS si tú o tu pareja mantienen relaciones sexuales con otras personas, o consumen drogas por vía intravenosa. Puedes utilizar un preservativo de látex para disminuir el riesgo de transmisión de varias de las ETS, aunque no de todas. Por lo tanto, la monogamia es una forma de reducir los riesgos de infección de alguna ETS.