La enfermedad de boca, mano y pie suele aparecer especialmente en niños menores de 5 años. Esto se debe a que a esta edad los pequeños aún no han desarrollado anticuerpos contra los virus que la causan.

Si no has escuchado hablar sobre esta enfermedad o quieres conocerla mejor, aquí encontrarás todo lo que necesitas saber.

¿Qué es la enfermedad boca, mano, pie?

Es una infección viral contagiosa que suele tener similitudes con un resfriado común. Sin embargo, su factor diferenciador es que aparecen ampollas que se pueden reflejar en el cuerpo; especialmente, en la boca, en las manos y en los pies, de allí su nombre.

El brote de esta enfermedad se presenta con más frecuencia en verano y otoño. Aunque no es grave, en algunos casos puede presentar complicaciones, por lo que es importante estar atentos a su desarrollo y consultar con un profesional de la salud.

Síntomas de la enfermedad boca, mano, pie

Comúnmente, se presentan síntomas parecidos a los del resfriado, pero con ciertas diferencias que suelen aparecer entre el tercer y el sexto día después del contagio. Durante su período de incubación se puede contagiar a otras personas. Algunos de sus síntomas son:

·      Dolor de garganta

·      Fiebre

·      Goteo nasal

·      Malestar general

salud y bienestar de bebePowered by Rock Convert

·      Pérdida de apetito

·      Ampollas en boca, manos, pies

·      Erupciones rojizas y otros

No siempre suelen presentarse todos los síntomas, por lo que no es necesario que aparezca cada uno de ellos para determinar la enfermedad. Estos malestares suelen desaparecer por sí solos luego de una semana.

¿Qué hacer en caso de que mi hijo tenga la enfermedad?

Actualmente no existe un tratamiento médico para esta enfermedad. Lo más importante es tratar de aliviar la fiebre y los dolores que pueda presentar el niño (tratamiento sintomático).

Se recomienda consultar a un pediatra para confirmar la enfermedad y que pueda recetarle algún medicamento a tu niño para disminuir su malestar, ya sea para las ampollas, las erupciones o los síntomas en general. No olvides que es importante mantener hidratado a tu pequeño. Asegúrate de que esté consumiendo suficientes líquidos para evitar una deshidratación que pueda complicar la situación.

Causas de la enfermedad boca, mano, pie

Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), esta enfermedad es causada por los virus que pertenecen al grupo enterovirus, entre los que podemos encontrar al virus Coxsackie A16 que es el principal (o más común) causante de esta enfermedad.

Este virus se encuentra en las secreciones del niño contagiado, como saliva o mucosidad nasal, en las heces o en el líquido que sale de las ampollas. Eso significa que existe la posibilidad de contagio al estar cerca de un niño que tenga la enfermedad, o haya contacto con las heces (por ejemplo, si debes cambiar pañales) o con objetos que hayan sido manipulados por el niño.

Es sumamente importante tener el hábito de lavarse las manos con frecuencia, desinfectar juguetes y superficies, evitar compartir alimentos, usar pañuelos al estornudar o toser, y tener otros cuidados más para prevenir el contagio a los demás miembros de la familia u otros niños.

Si alguno de tus hijos ha experimentado la enfermedad de boca, mano, pie o deseas conocer más sobre ella ¡déjanos tu comentario! Nos encantaría conocer tu experiencia o inquietudes.