Es importante que realices ejercicio regularmente durante el embarazo para mantenerte saludable y sentirte lo mejor posible. El ejercicio puede ayudar a aliviar síntomas como el dolor de espalda y fatiga y también puede prevenir la diabetes gestacional, reducir el estrés y mejorar el proceso del parto.

Lo recomendado es que hagas ejercicio con moderación, manteniendo la frecuencia de tu corazón debajo de 140 latidos por minuto. Un ejercicio ideal durante el embarazo es caminar 30 minutos al día, todos los días o casi todos los días de la semana. El ejercicio se debe evitar sólo si presentas condiciones como asma, enfermedades cardiacas, sangrado, abortos repetitivos, amenaza de aborto, o si tu médico te lo indica.

descarga_kineduPowered by Rock Convert

Si no te gusta caminar, hay otros tipos de ejercicio que puedes hacer con seguridad como nadar, bicicleta estacionaria, tenis o aerobics con moderación. Es conveniente que evites aquellos deportes en los que necesites aguantar la respiración como el buceo, o en los que haya contacto físico como en el fútbol, básquetbol o voleibol.

Durante el ejercicio, asegúrate de usar ropa holgada y un sostén que te de buen soporte. Además, debes consumir suficientes calorías y asegurar de que pase al menos una hora después de comer y antes de hacer ejercicio. Toma suficiente agua y recuerda que ahora que estás embarazada, no debes excederte con el ejercicio.

Acude a tu médico si presentas dolor de cabeza, pecho, abdomen, pelvis, o contracciones, si tienes sangrado vaginal o notas ausencia y/o disminución de los movimientos de tu bebé y en caso de sentir palpitaciones o falta de aire.