La oxitocina es la llamada “hormona del amor,” puesto a que ésta se relaciona con el apego, la felicidad, el amor y el orgasmo. Los niveles de oxitocina aumentan a finales del embarazo, cuando tu bebé está por nacer. La oxitocina prepara el cuerpo para el parto, induciendo las contracciones del útero. Después de que nace el bebé, los niveles de oxitocina se elevan para expulsar la placenta. Sin embargo, ciertos factores pueden inhibir la producción de oxitocina durante el parto. Por ejemplo, el miedo, la ansiedad, la anestesia o el enojo pueden inhibir la producción de oxitocina, por lo que el medico tendrá que administrar oxitocina sintética, una medicina que imita las funciones de dicha hormona. También, este medicamento llamado Pitocina, puede acelerar e inducir el parto, o expulsar la placenta después de un parto por cesárea.

Desarrollo del bebe en embarazo

Por otro lado, la oxitocina también provoca la conducta maternal y el apego de la madre al bebé. Finalmente, la oxitocina está relacionada a la lactancia, de manera que esta hormona produce el reflejo que permite que la leche baje para que el bebé pueda ser amamantado.

La producción de la “hormona del amor” es una de las hormonas más importantes que tenemos los seres humanos a nivel físico y psicológico. La oxitocina no solo permite a un bebé nacer, sino que también favorece el cuidado y apego con su madre para una mayor posibilidad de supervivencia.