Ya hablamos sobre los diferentes estilos de crianza, pero ¿qué pasa si tú y tu pareja tienen estilos diferentes y están estancados? Es normal que surjan conflictos al momento de decidir cómo criar a su bebé dado que cada uno viene de hogares distintos y creció con diferentes tradiciones y métodos disciplinarios. Esta es una de las razones por las que la paternidad y maternidad son un trabajo complicado y el futuro de su hijo está en sus manos (pero sin presiones, ¿eh?). La forma más efectiva de evitar este conflicto de opiniones es usando una herramienta muy poderosa: la comunicación.

Retrocedamos un momento y, antes de convocar una reunión familiar y establecer qué es lo que se debe o no hacer, analiza primero desde un punto de vista personal cómo te criaron. ¿Qué cosas marcaron tu infancia? ¿Qué actitudes te ayudaron y cuáles no? ¿Con qué valores te criaste? ¿Qué valores vives en tu vida adulta? Todas estas preguntas te ayudarán a determinar qué es lo que le quieres transmitir a tus hijos. Pídele a tu pareja que haga lo mismo.

Cuando los dos sepan qué es lo que desean para sus hijos y cómo planean hacerlo, comparen sus ideas y encuentren el equilibrio, mezclando sus dos estilos de crianza para que se complementen. Si no llegan a un acuerdo o cooperan entre ustedes será muy difícil que sus estilos funcionen por separado. De hecho, será muy frustrante criar a su hijo si no unen fuerzas y trabajan en equipo.

No tienen que resolver todos los detalles en un instante, pero este ejercicio los ayudará a ver más claro cómo manejarán situaciones e hitos importantes en la vida de su pequeño. Refuerza la idea de que los dos son responsables de criar a su hijo, que sus opiniones de cómo hacerlo son igual de importantes y que los dos ven por el bienestar de su bebé. No dejes que desacuerdos insignificantes afecten tu relación, lleguen a un acuerdo y verán que todo saldrá bien.

descarga_kineduPowered by Rock Convert