Los sustitutos no calóricos del azúcar, también llamados edulcorantes artificiales, son una buena alternativa al azúcar y a otros endulzantes de alto contenido calórico como el jarabe de maíz. Durante el embarazo, estos pueden ayudarte a superar tus antojos por cosas dulces y a prevenir que tu bebé desarrolle diabetes gestacional. Sin embargo, debes usarlos con moderación porque aún no se ha comprobado si su consumo durante el embarazo tiene o no efectos adversos a largo plazo. La mayoría son seguros, pero trata de no ingerirlos a diario. Aquí te dejamos una lista de los sustitutos de azúcar más comunes y qué tan seguros son:

• Stevia: El nuevo sustituto de azúcar en el mercado. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) considera que su consumo es seguro en su presentación procesada pero no recomienda su uso en estado natural (hoja completa o en polvo). En estudios con animales, Stevia no fue tóxica para los embriones de rata ni tuvo efectos adversos en las ratas embarazadas, pero aún deben estudiarse los efectos del Stevia en embarazos humanos. Recomendamos que hables con tu doctor para saber su opinión, puesto que muchos no lo recomiendan.

• Sucralosa (marcas: Splenda): La FDA aprobó el consumo de este sustituto de azúcar durante el embarazo. Es una muy buena alternativa. Se puede usar para endulzar bebidas e incluso para cocinar u hornear. Consúmelo con moderación dado que los alimentos que lo llevan no son siempre los más saludables. De preferencia come frutas dulces y vegetales frescos.

• Aspartame (marcas: Equal, NutraSweet): Este endulzante artificial es muy controversial. Muchos expertos establecen que es inofensivo, mientras que otros dicen que su consumo es peligroso para la población en general. Sin embargo, la FDA lo aprobó para mujeres embarazadas, pero su consumo durante la gestación debe limitarse a máximo uno o dos cucharaditas por día. Una lata de refresco dietético está bien de vez en cuando, pero no se recomienda tomar mucho o a diario. También recuerda que si sufres de PKU (Fenilcetonuria, una condición médica rara) no debes consumir nada con aspartame.

• Acesulfamo-K (marcas: Sunnette): Este edulcorante artificial se suele usar en gelatinas, chicles, bebidas embotelladas y algunos pastelillos. La FDA lo aprueba para consumo durante el embarazo, pero con moderación. No suele venir en presentación de paquetitos individuales así que es mejor revisar los ingredientes de alimentos procesados o tratar de consumir alimentos naturales.

• Sacarina (marcas: Sweet’N Low): La FDA aprueba este edulcorante, pero los obstetras y ginecólogos no, porque hay estudios que encontraron que causa cáncer en ratas. Otros estudios encontraron que la sacarina puede penetrar la placenta y alcanzar directamente al bebé quien lo digiere mucho más lentamente que la madre. Así que, si tu única opción de edulcorante es la sacarina, es mejor que la evites.

Recuerda consultar con tu doctor sobre edulcorantes artificiales antes de consumirlos. No te olvides de usarlos con moderación y no abusar de estos productos, no solo por cuestiones de salud si no porque entre más cosas dulces comas, menos espacio estás dejando para alimentos más nutritivos.

Desarrollo del bebe en embarazo