Entre los 2 y 4 años de edad, aparte de los increíbles hitos del desarrollo que tu hija ha alcanzado, probablemente también te hayas dado de bruces con un terrible indicador del desarrollo socioemocional de tu pequeña: el desafío.

La experiencia de ser una niña pequeña está llena de curiosidad, imaginación y también de una necesidad cada vez mayor por ser autónoma y explorar los límites. Comprenderás que teniendo una corteza cerebral prefrontal aún en desarrollo y viviendo en un mundo de adultos, es normal que tu hija disfrute y sea feliz ejerciendo todo el poder y control que le sea concedido. A veces criar a un niño pequeño es frustrante, especialmente cuando te enfrentas a una marea de «no’s». Sin embargo, si piensas que esta actitud es la manera en la que tu pequeña explora su recién descubierta independencia, podrás responderle de manera positiva y animarla a crecer, a ser más autónoma y a explorar. Estos son algunos consejos de cómo hacerlo:

desarrollo de tu bebe
  • Piensa en cuál es el mensaje que quiere comunicar tu hija al decirte «no». No te desafía para frustrarte, está tratando de expresar algo.
  • Reconoce las acciones y sentimientos de tu pequeña y trata de no entrar en una lucha de poder. En lugar de eso, trata de comunicar qué es lo que está pasando.
  • Cuando anticipes un «no», cambia la pregunta o la tarea dejando espacio para que tu hija tome alguna decisión o ejerza algo de control. Por ejemplo, pregúntale qué juguetes quiere recoger primero.
  • Trata de empatizar con lo que está experimentando y por qué se está negando a hacer algo.
  • Ejemplifica el responder en vez de reaccionar. Tu hija aprende a autorregularse y a ejercer su independencia observándote.
  • Pídele que sea tu ayudante.
  • Aliéntala a expresar sus sentimientos con palabras y a usar otras maneras de autoexpresión.
  • ¡Recuerda que no es nada personal, sino parte de su desarrollo!