Conforme el vocabulario de tu hijo se expanda, será capaz de comprender lenguaje más complicado sobre distintos temas. Además, podrá entender el significado de oraciones más complejas y largas, como instrucciones de tres pasos. Sin embargo, a veces lo difícil será captar la atención de tu pequeño para que te escuche y entienda lo que le dices. Escuchar es una habilidad muy importante que está directamente relacionada con el desarrollo lingüístico y, como cualquier otra habilidad, debe practicarse y perfeccionarse.

Powered by Rock Convert

Estos son algunos consejos de cómo ayudar a tu hijo (y a ti) en casa:

  1. Habla claro y usa oraciones simples. Aunque, como ya dijimos antes, tu hijo de preescolar ya puede entender oraciones más complejas, si ves que le cuesta trabajo seguir instrucciones, trata de hacerlas más cortas o que las haga de una por una.
  2. Míralo a los ojos. Cuando hables con él sobre algo importante o le des instrucciones, procura ponerte a su mismo nivel y hacer contacto visual. Esto te permitirá saber si te está poniendo atención. Cuando te vea a los ojos dile lo que tienes que decirle.
  3. Haz que tus expectativas sean claras. A veces sentimos que ya explicamos mil veces lo mismo, pero los pequeños tal vez no lo captaron así o no nos entendieron. Asegúrate de que tu hijo sepa lo que va a pasar enseguida, aclárale tus expectativas para que él sepa qué es lo que va a pasar y qué es lo que esperas que haga.
  4. ¡Jueguen juegos de escuchar! Estimula la habilidad de escucha de tu pequeño pidiéndole que identifique un sonido lejano. Por ejemplo, pídele que escuche al camión de la basura. ¿Lo oye? Siéntate en silencio y da el ejemplo de escuchar atentamente. Tomen turnos para identificar diferentes sonidos o ruidos.