Si has decidido regresar al trabajo, es probable que estés buscando una buena guardería. A continuación, te brindamos una lista de consejos que te ayudarán a encontrar la mejor guardería para ti y tu bebé.

  • Si la ubicación es algo importante para ti, busca una guardería que se encuentre cerca de tu hogar o lugar de trabajo.
  • Investiga las guarderías que más llamen tu atención y asegúrate de que cuenten con una buena reputación. Visítalas e incluso habla con los padres de otros niños que acuden a la misma.
  • Asegúrate de que el ambiente sea cálido y acogedor, y que los empleados estén capacitados para cuidar de los infantes. También, toma en cuenta que sean cálidos y cariñosos con tu pequeño. De la misma forma, verifica que haya un cuidador por cada 3 o 4 infantes (en el caso de que estos aún no se alimenten por ellos mismos) y de 4 a 6 cuidadores para los niños más grandes.
  • Verifica que la administración, el sistema y los empleados de la guardería estén organizados. Revisa que tengan horarios establecidos de apertura y cierre, pero que sean flexibles a la hora que de dejar y recoger a tu bebé.
  • Pregunta acerca de sus procedimientos de emergencia y primeros auxilios. Asimismo, revisa que cuenten con un espacio para los niños que padecen de algún tipo de enfermedad contagiosa.
  • Analiza los horarios de siestas y comidas constatando si estos son adecuados para tu pequeño.

  • Observa los cambios de pañal ya que es importante que cambien a los bebés cuando sea necesario para así evitar rozaduras.
  • Pregunta acerca de las actividades que realizan los bebés durante el día; estas deben ser estimulantes y adecuadas para la edad de los niños.
  • Asegúrate de que el ambiente sea seguro y adecuado para los niños.
  • Pregunta si existe la posibilidad de tener comunicación constante con la guardería y si están dispuestos a recibir retroalimentación.
  • Verifica que los niños reciban el cuidado adecuado, que les estén hablando constantemente y que reciban atención personalizada.
  • Al observar la guardería, ve si los niños están ocupados y felices.
  • La limpieza de la guardería es algo indispensable; observa las condiciones de las instalaciones y no dudes en preguntar cualquier duda. De igual forma, asegúrate de que los cuidadores se laven las manos antes y después de cambiar cada pañal y servir los alimentos.
  • Pregunta acerca de las cunas para la hora de la siesta; obsérvalas y verifica que la superficie de las mismas sea firme y que los pequeños duerman boca arriba. Esto ayudará a reducir el riesgo de padecer el Síndrome de Muerte Súbita Infantil.
  • Cerciórate de que en caso de que cuenten con una televisión, su uso sea nulo o poco frecuente.
  • Asegúrate de que el ambiente sea positivo, alegre y que el mayor interés de la guardería sea el bienestar de los niños.
  • Finalmente, verifica que la guardería cuente con las credenciales y licencias necesarias para operar.

No olvides hacer esta revisión cada vez que visites una guardería, incluso añade los requisitos que creas que sean esenciales para ti. Es muy importante tomarte el tiempo necesario para elegir una guardería y hacer las preguntas importantes antes de tomar tu decisión final. Tu bebé pasará mucho tiempo ahí, por lo que deberás buscar un lugar que sea de alta calidad en cuidados y estimulación. Así que sigue tu instinto y no te conformes con algo que no te dé seguridad.