La temperatura de tu hijo puede variar según su edad, la actividad que realice y la hora del día. Por lo general, se considera normal una medición rectal de 38 grados o menos, y una lectura oral de 37.2 grados, mientras que números más altos pueden indicar fiebre en bebés.

En caso de que tu pequeño se sienta caliente, esté enrojecido, sude más de lo normal o tenga más sed de lo habitual, busca formas para bajar su temperatura. ¡No dejes de leer! En este artículo te explicaremos qué puedes hacer en estas situaciones.

Eso sí, si tu hijo es menor de 3 meses y su temperatura es de 38 grados o más, es recomendable pedir directamente la orientación de su pediatra.

1. Disminuir la temperatura sin medicamentos

Si tu hijo no se siente incómodo, está comiendo y durmiendo bien, juega, y no tiene antecedentes de convulsiones febriles, es probable que no necesite ningún tratamiento. No obstante, es importante que hables con su pediatra sobre este tema para que te oriente sobre las necesidades de tu pequeño.

La fiebre no es una enfermedad. En general, se trata de un síntoma. De hecho, es un signo positivo de que el cuerpo de tu niño está combatiendo una infección. Además, estimula ciertas defensas, como los glóbulos blancos, que atacan y destruyen algunas bacterias.

Ahora bien, en caso de que tu pequeño esté incómodo, puedes ayudarlo manteniendo su habitación fresca, vistiéndolo con ropa ligera y ofreciéndole líquidos, como agua o soluciones de electrolitos orales.

Otra opción puede ser darle a tu hijo un baño de esponja. Esta alternativa es ideal si tu bebé es alérgico o no tolera los medicamentos antipiréticos, es decir, que controlan la fiebre. Para darle a tu hijo un baño de esponja, siéntalo en la bañera e introduce de 1 a 2 pulgadas de agua entre 29.4 y 32.2 grados. Después, con un paño o esponja limpios esparce una capa de agua sobre su torso, brazos y piernas. Al evaporarse el agua, el cuerpo de tu bebé de enfriará.

2. Fármacos para bajar la fiebre

Si tu niño tiene menos de 2 años, se aconseja hablar con su pediatra antes de darle cualquier tipo de medicamento. Por otro lado, si tu pequeño ya es mayor, entonces puedes consultar en la etiqueta de los fármacos la dosis adecuada según su peso o edad.

El acetaminofemo y el ibuprofeno son medicamentos seguros y efectivos para tratar la fiebre en bebés siempre que se utilicen siguiendo las dosis indicadas de acuerdo a su peso y altura. Por eso, no se requiere receta médica para adquirirlos.

Otras consideraciones a tomar en cuenta son:

  • El ibuprofeno solo debe proporcionarse a bebés mayores de 6 meses y no debe darse a niños que sufran de vómitos constantes o deshidratación.
  • No se recomienda utilizar la aspirina para tratar la fiebre y el malestar de los pequeños.
  • Si tu hijo está vomitando, es posible que necesite un supositorio rectal.

Por último, contacta a tu pediatra en caso de que tu pequeño esté muy inquieto o somnoliento, tenga otros síntomas, como rigidez en el cuello, dolor de cabeza, garganta u oídos, una erupción inexplicable, vómitos o diarrea, o su fiebre haya ascendido a los 40 grados repetidamente, sin importar su edad.

¿Te quedó alguna duda sobre la fiebre en bebés? ¡Escríbenos en la sección de comentarios!

Powered by Rock Convert