Durante el embarazo surgen muchos cambios en el cuerpo de la mujer, como la fluctuación hormonal. Esta causa que los músculos del cuerpo y del sistema digestivo se relajen. Por lo tanto, la indigestión es una sensación de malestar muy común durante el embarazo que suele provocar reflujo, dolor, acidez, hinchazón del abdomen, entre otros síntomas.

Entre más avanzada estés en tu embarazo, existe una mayor probabilidad de sufrir indigestión. Durante el tercer trimestre, los síntomas suelen intensificarse por lo que es mejor seguir ciertos consejos para prevenir o disminuir la indigestión.

Desarrollo del bebe en embarazo

Por otro lado, aunque parezca difícil de creer, la indigestión tiene su lado positivo. Aunque puede ser algo molesto para ti, tu bebé se beneficia de la lentitud de tu sistema digestivo, ya que le da más tiempo de absorber los nutrientes necesarios para su desarrollo. Lo que tú puedes hacer para sentirte mejor es aliviar o disminuir los síntomas de malestar.

Estas son algunas sugerencias para una buena digestión durante el embarazo:

1. Evita comer alimentos pesados o llenarte de más. También cuida tu peso durante el primer trimestre, ya que un aumento excesivo puede perjudicarte y aumentar los síntomas de malestar estomacal
2. Después de comer procura sentarte con los pies en alto o caminar un rato antes de tumbarte en la cama o el sillón. Esto facilitará mucho la digestión.
3. Espera mínimo dos horas después de la cena antes de irte a dormir y procura que la cena sea ligera
4. Evita las bebidas con gas y los alimentos que suelen agravar la indigestión (por ejemplo, la comida frita y el pastel)