Los beneficios de cantarle a tu hijo desde edad temprana están bien documentados, pero la diversión realmente empieza cuando tu pequeño puede cantar contigo. A partir de los dos años, los niños empiezan a desarrollar mejores habilidades de memoria y atención, por lo que pueden empezar a recordar letras y melodías. Sorprendidos por sus capacidades, los niños pequeños suelen cantar las mismas canciones una y otra vez (¡Incluso si solo saben cinco palabras!). Aunque escuchar a tu pequeño cantar las primeras letras del abecedario una y otra vez puede ser cansado, este es un paso importante en su desarrollo, ¡lo menos que puedes hacer es unirte y cantar con él!

Cantar, bailar, y escuchar música fortalecen cuatro áreas clave en el desarrollo:

  • Socio afectivo: Normalmente cantar es una actividad compartida. Al cantar con sus papás, un hermano o un amigo, los niños desarrollan habilidades sociales. Cantar también puede ayudarles a regular sus emociones. Si tu pequeño está triste, poner música tranquila o cantarle una canción puede ser una gran forma de empezar a modelar conductas de autocuidado.
  • Física: Bailar estimula las habilidades motrices finas, el ritmo, el equilibrio y la coordinación, y ayuda a los niños a descubrir lo que su cuerpo puede hacer. Motiva a tu pequeño a bailar, aplaudir y moverse al ritmo de la música.
  • Cognitiva: Las canciones son una gran forma de presentar contenido educativo de una forma divertida. Hay canciones sobre números, animales, el medio ambiente, los planetas, etc. Además, las canciones tienden a variar en longitud, rima, entonación y ritmo. Mientras la memoria de los niños se desarrolla, las canciones pueden ayudarles a descubrir los diferentes patrones del habla.
  • Lingüística: Cantar estimula las habilidades de comunicación expresivas y receptivas. Enseñarle a tu pequeño una amplia variedad de canciones enriquecerá su vocabulario y reforzará su habilidad de escuchar y poner atención. Si tu pequeño está aprendiendo un segundo idioma, las canciones son una gran forma de enseñarle nuevas palabras.

Cuando se trata de aprovechar todos los beneficios de la música, escuchar no es suficiente. Al Igual que al hablar, aprendemos con la práctica y al expresarnos. Motiva a tu hijo a cantar, aplaudir y bailar al ritmo de una canción. Asegúrate de escoger entre una variedad de géneros y deja que tu gusto te guíe. Los expertos dicen que no siempre tienen que escuchar “música infantil” (https://www.pbs.org/parents/thrive/what-music-should-my-child-listen-to). Experimenta con música clásica, rock suave o ritmos y melodías del mundo. Siempre que las letras sean apropiadas, tus opciones son ilimitadas.

Referencias:

Powered by Rock Convert

Myrna García es una psicóloga clínica con especialidad en Educación Temprana y Preescolar. Se ha especializado en los problemas de aprendizaje infantil y ha trabajado con niños de todas las edades. Ha sido profesora de preescolar, ha trabajado con niños en los programas CTIM y también ha sido profesora de segunda lengua. Myrna se interesa mucho por el Desarrollo de la Primera Infancia y quiere seguir ayudando a los padres a estar informados y a seguir trabajando con sus hijos.