La hora del baño puede ser un momento muy divertido, pero también muy cansado, en especial si nuestros pequeños desean ejercer su independencia y se rehusan a escuchar nuestras instrucciones. Durante esta etapa, los bebés adquieren nuevas habilidades y una de ellas es ponerse de pie manteniendo el equilibrio. ¡Este es un hito clave en su desarrollo y como madre seguramente estarás orgullosa! Sin embargo, las nuevas habilidades de tu pequeño incluyen mayor energía e inquietud por explorar y utilizar su cuerpo, ¡tanto que quedarse quieto durante la hora del baño parecerá imposible!

descarga_kineduPowered by Rock Convert

Como padres y adultos conocemos los riesgos que pueden presentarse durante la hora del baño. No queremos que nuestros pequeños se resbalen y se golpeen. Por lo tanto, ver a nuestros bebés pararse a la hora del baño puede preocuparnos. Posiblemente, les indicaremos que se sienten y no nos obedecerán; entonces, ¿qué se debe hacer? A continuación, te presentamos diversas técnicas que te pueden ayudar.

  • Si tu bebé ama la hora del baño y no quieres que se pare, puedes indicarle que al momento de que lo haga lo sacarás del agua. En un tono gentil, dile “Te has parado, con lo cual me estás demostrando que es hora de salir”. Si no te hace caso, hay que sacarlo. Con el tiempo asociará que si quiere seguir jugando en la bañera no debe pararse.
  • También puedes poner junto a él juguetes que únicamente pueda utilizar al estar sentado. Si se para, le quitarás los juguetes.
  • Otra opción recomendada por expertos es dejarlo que se pare. En algunos casos, puede ser más fácil y seguro bañarlo parado que tener una batalla con tu pequeño cada vez que toma su baño. Si decides dejar que se pare, es necesario adecuar el espacio del baño para que sea lo más seguro posible. Coloca un tapete antideslizante en todo en el suelo de la bañera o regadera. Elimina cualquier objeto con el que pueda lastimarse si se cae y asegúrate de estar siempre al pendiente de tu pequeño. Ya sea que esté sentado o parado, nunca hay que quitarle los ojos de encima.

¡Esperemos que estas técnicas te ayuden! Recuerda utilizar tu creatividad y adecuar las técnicas a tu estilo. No hay una sola respuesta correcta; la clave es ser consistente, firme y siempre estar presente. Tu pequeño está muy emocionado con sus nuevas habilidades, así que sé comprensiva con él. No se levanta para desafiarte; lo hace porque es algo nuevo y emocionante para él. Entenderlo te ayudará a establecer las mejores reglas para su seguridad.