La Academia Americana de Pediatría sugiere que a los 36 meses de edad los niños ya deben haber adquirido suficiente vocabulario como para nombrar cosas de una manera más precisa y matizada. Verás que tu hijo comienza a prestar más atención a los detalles y a memorizar más palabras para expresarse cuando empiece a usar un vocabulario más avanzado para referirse a las partes del cuerpo. A esta edad los niños ya nombran partes del cuerpo más pequeñas, como la cejas, las uñas o las rodillas.

descarga_kineduPowered by Rock Convert

Hay muchas maneras de ayudar a tu hijo a aprender los nombres de partes del cuerpo más difíciles o menos notorias. Por ejemplo, comienza exponiéndolo a palabras nuevas apuntando a una parte de tu cuerpo, luego apunta a esa misma parte en el cuerpo de tu pequeño y repite la palabra. Los niños suelen entender cómo se usa una palabra incluso antes de ser capaces de pronunciarla correctamente. Aprovecha cada oportunidad y actividad para mencionar la parte del cuerpo que tu hijo está usando en ese momento. Por ejemplo, habla de las rodillas cuando estén sentados en el suelo o menciona las uñas cuando se las vayas a cortar. También pueden jugar a señalar las partes del cuerpo en un dibujo o imagen de su personaje favorito.

Otra forma divertida de aprender las partes del cuerpo es a través de la música y los movimientos. Baila libremente con tu hijo y ejemplifica diferentes movimientos que utilicen diferentes partes del cuerpo y nómbralas. Por ejemplo, dile «dobla las rodillas así» mientras las tocas y las doblas y estiras rítmicamente. Escuchen canciones que hablen sobre el cuerpo y sus partes, que den instrucciones sobre tocar o mover extremidades, etc. de manera que tu hijo aprenda palabras nuevas y las incorpore a su vocabulario.